shim


MI DESPERTAR
MIGUELJOSE


Humor

El sentimiento de la risa puede curar muchas heridas, mucho sufrimiento, y llegar a lo mas profundo de cada uno para vivir el momento presente de una forma real y sincera.

LA MORRETES

La última de la familia, la muchacha que se apareció en una noche que nadie esperaba, en aquella forma de amar que sorprendió a un óvulo que descansaba en el juego que sentía de dos cuerpos, en la llegada de aquellos espermatozoides desesperados por ganar en la carrera a sus propios compañeros, en la lucha de algunos por dejarse envolver en aquella gran célula que impedía aquellos gritos que aún no comprendía.

Al final dejó entrar uno femenino, un espermatozoide fuerte y sano que ganó aquel esfuerzo desde su natural ritmo de aferrarse a lo que se llama vida, a evitar desaparecer por ese canal que había recorrido a toda prisa, para completar aquellas clases que intentaba explicarnos la profesora de turno, entre risas y miradas coquetas de quienes aún vivíamos en la ignorancia de que desear a la compi, a la hembra de turno, sin el correspondiente preservativo, puede dejarnos la experiencia de comenzar antes de tiempo en la asignatura de unos padres aún no instalados en lo que denominamos adultos.

La chica nació, con más de tres kilos, sabiendo que aún no se podía mirar al espejo y verse con algo más en las caderas, siempre pensando en un chupete que la dejaba tranquila en aquellos momentos que todos queremos volver a vivir, y ella aún nos ignora desde sus propias tomas de unos pechos que dan la vida a los labios que siempre estarán abiertos para el amor de unos besos, de unas miradas, de unos sentimientos que pasaran en sus etapas ya previstas en el calendario de sus propias experiencias.

La aventura siempre comienza con unos padres que no me entienden, con unas secuencias que son tan parecidas que parecen calcadas de quienes pasan de la infancia a la juventud dentro de su propia rueda, de aquellos momentos que volveríamos a vivir, pero con la experiencia de los que hemos llegado a esa etapa adulta que aún nos deja mucho aprendizaje.

Quizás podamos revivir dentro de nuestro cuerpo partes inacabadas de la misma historia, pero sentimos que no podemos avanzar en las noches llenas de cubatas, de mover el cuerpo como si quisiéramos separar las piernas y los brazos de un tronco muy bien construido, como tampoco se puede colgar el cartel de libre a un vehículo muy usado sin haber cambiado el carburador ni los platinos, sin limpiar los filtros, ni rectificar el gran motor, porque supondría acomodarnos a un nuevo cuerpo que ahora no lo han inventado, aún.

El caso es que la chiquilla que faltaba para completar la gran familia ya ha aparecido y nacido dentro de este orden de cosas que puede suponer un guión de comedia que pudiera nacer como otra serie inventada al hilo de unas palabras que empezaron con el humos de aquellos que sienten las risas muy adentro, como esa medicina que no tiene efectos secundarios, y por tanto no hay que acudir a ninguna consulta médica para descansar en esta lectura.

Puedo dar la bienvenida a este nuevo miembro que, junto a los otros ya publicados como el pototo, la cotorra y el pincelín puedan equilibrar unos momentos de aventuras en el cosmos de este lugar donde el humor es parte de una vida sana y tranquila.

Miguel José

Publicado por migueljose54 el 27 de Agosto, 2008, 7:53 ~ Comentar ~ Referencias (0)


EL PINCELIN

Se abre el telón, la luz comienza a despertar, los focos se centran en un ser viviente que avanza lentamente hacia el centro de la escena, de un pequeño lugar donde comienza su nacimiento, su aventura, esa vida que veremos más adelante y que simplemente comienza dándonos su nombre.

- Buenas, me llamo Pincelín, acabo de llegar a este momento, a al lugar donde hoy puedo dar vida a un nuevo ser.

Todos se quedan esperando algo mas, algo que pueda darles una pista de quién es, de donde procede, de que mundo se ha caido, que hemos hecho para merecer esto, ya somos muchos y además parió la perra.

Bueno chicos y chicas, pues este ejemplar único es el producto de una noche loca de unos personajes que ya conocéis, de aquellos que hace algún tiempo se conocieron en el absurdo de dos escritos que aparecieron en mi mente.

Si, es cierto, es el hijo varón de la Potorra y del Pototo, el delfín de un hogar que ahora nadie ha visitado, que está en fase de construcción y que se sienta entre nosotros para degustar cada año, cada experiencia desde su propia actitud.

La verdad es que el fruto de un vientre siempre es bienvenido, siempre es querido y nunca podemos ofender a quien ha dejado su papel de ángel para sumergirse en un cuerpo humano y abandonarse a la experiencia de los sentidos.

Pincelín es un joven atlético, no hace mucha gimnasia, ni siquiera sabe lo que es una tabla de ejercicios, tampoco estudia, e incluso se levanta tarde dentro de cualquier juego de la Play.

Este chico promete una gran carrera, porque no el hace falta conocer, ya lo sabe todo y además carece de una mente, pues el flequillo tapa los pequeños huecos que su cabeza dejó al nacer.

Se rie ante las chicas, mira de reojo a los chicos, se pega hasta con su padre y critica que su madre siempre le esté diciendo como tiene que vivir, quizás eso sea lo menos importante, quizás lo importante es que se ha adaptado a lo juvenil, a la moda, a déjame dormir que hago lo que quiero.

Las noches son su liturgia, su oración, el sendero por donde lleva su cruz, el calvario que le hace comprender que no sabe lo que quiere y por eso es feliz, porque todos los que conoce saben menos que él y porque hay demasiadas cosas en las que esconderse para seguir viviendo.

El tío liga de narices, anda como el travolta, escupe como esos chiquillos de películas duras, se sienta como los muchachos que no han conocido los bancos de los parques, y creen que todo lo que les rodea es suyo porque estaba allí cuando llegaron.

Es mu cachondo, se rie con todo, a su madre, la potorra le saca motes, le mira al levantarse y la dice de todo menos que la quiere, incluso la hace rabiar ante cualquier indicio de que la aspiradora pueda perturbar un sueño que comenzó casi al amanecer.

Sus padres se enfadan con él, pero lo quieren tanto que dejan que disfrute de estos años locos, le vigilan como ellos entienden y comprenden que tenga que llevar esta forma de vivir porque sino puede verse relegado a no tener amigos ni a vivir entre los suyos.

Ahora viene lo mejor, y es que cuenta chiste que el mismo no sabe, adora al padre, porque sabe que es un macho como él, mira a su madre como aquella que siempre ha estado a su lado cuando se quemaba el dedito o encerraba al gato en el lavavajillas.

Se esconde cuando hay peligro, porque es un pequeño niño hecho chaval en las aceras de una ciudad, en los supermercados que habita cuando llega el viernes, en las tiendas abiertas todo el día que le conocen por su sentido de la oportunidad.

Cierro estas líneas que iban a ser de humor, y me doy cuenta que es un simple retrato de un momento interior, de algo que no me ha llevado a la carcajada, pero que se incluye en el humor de quienes no entienden a la juventud, a estos chicos que han llegado en el momento justo para vivir su vida.

Esa vida que todos hemos creado porque creíamos que la nuestra no les servía, y es cierto, ni la nuestra ni la de nuestros padres les valdrá de experiencia en un mundo que camina hacia la locura.

Aunque la locura siempre es de los que la habitamos, pues el tiempo es algo que determinamos en función de su experiencia, cuando estamos alegres pasa muy deprisa y cuando estamos tristes pasa tan despacio que incluso caminamos junto al segundero hasta que llega nuevamente a las doce.

Bueno, el nacimiento de este chiquillo ha sido real, como la vida misma, y ya estamos en la familia comenzando las típicas tertulias de unos padres y unas madres entregadas a estos menesteres.

Miguel José

Publicado por migueljose54 el 27 de Febrero, 2008, 7:45 ~ Comentar ~ Referencias (0)


LA POTORRA

El otro día en una reflexión de pasillo, tras el parto doloroso que supuso su llegada, os hablaba del pototo. Fue algo que nació en una excursión a un lugar sin sentido ni razón, donde pude escuchar el sonido de un nuevo personaje, más si cabe tras el poder que una palabra puede conferir a un escrito desde un juego de palabras, donde la mente no llega tan deprisa para encender mis dedos.

Hoy, tras la llegada de un nuevo espermatozoide eyaculante, mi nuevo óvulo ha recibido la inseminación de un embrión, de cuya ecografía me ha hecho sentir bautizarle con el nombre de la potorra, tremendamente femenino según los indicios que despierta en el dedal incompleto del nuevo descubrimiento.

Cuando disfrutéis de estas líneas la potorra será una realidad, ya que el sonido es más fuerte a medida que leemos sus sílabas, si conocéis el castellano al juntar dos erres delante de cualquier vocal que se precie de poder acompañarse, y eso es macho en fuerza y pasión, pero le confiero un femenino deseado, pues el sentimiento del pensamiento puede dejar un lugar a lo indeciso.

La potorra espera conocer al pototo, incluso aunque ambos no hayan nacido en la misma habitación, ni junto a la misma sala de espera, en cambio, si que se han hermanado dentro del pensamiento de su propio padre, o quizás madre, por aquello de la fecundación fuera del vitro.

Así llegarán a permanecer en la integridad de aquello que la imaginación puede juntar, aunque la realidad sea más sincera y no deje lugar a completar la pasión por dos nuevos conceptos que hasta este momento nadie había conjugado en una unión verdadera.

Tenemos dos personajes que juntos pueden dar mucho juego, pero separados seguro que dejan caer alguna risa, alguna carcajada, algún chiste, bueno vale, partirse de risa, el chiste más explosivo, o la insignificancia de aquellos que no ven juntos a quienes yo quiero emparejar, o la seriedad de otros que aún no llegan a este juego.

Cuando escribo estas líneas, perdonar que me limpie las lágrimas de los ojos, me viene a la memoria personas que seguro serán impresionadas por estos vocablos, que al estrecharlos sin darse la mano puedan parecer dos risas en una sola, claro que cada uno seguro que está induciendo pensamientos que no llegan a ser verdad…¿o sí?

La potorra está estudiando las costumbres del pototo, saben los momentos que pasarán en una idea esperando la solución a los problemas que la vida diaria les va a traer, los comentarios de aquellos que no esperan tanta excentricidad, los compañeros de cualquier colegio al ser llamados en clase, o quizás de quien les inscriba en el registro de todo nacimiento.

Imaginamos la cara de cualquier funcionario diciendo, ¡Como ha dicho que se llama la criatura1 y tú con cara de circunstancias, cogiendo todo el aire que puedes, le esculpes el nombre sílaba por silaba para dejarle con las gafas caídas en su pequeña nariz, o con los labios apretados para no parecer infantil.

Explotas si ahora avanzas a la edad escolar y te escondes en una clase donde el pototo y la potorra juegan al escondite, en un comedor haciéndose travesuras, en un examen para juez antes de sentarse a contestar las preguntas, en los bancos de cualquier iglesia al escuchar al cura dar la bendición sin entenderle.

La vida es así de dura y la potorra lo sabe, porque desde sus primeras reuniones de biberón ha escuchado risas y bromas, no así el pototo que es más tímido y siempre se esconde de los que le rodean en los juegos de cualquier parque, delante de una niña con gafas o de un muchacho feo de cojones.

Es verdad, no se que es peor si llamarse así, o ser tan feo como nadie haya podido construir, y es que los genes son tolerantes y dejan que los feos y guapos compitan por un mundo feliz, en donde ni la risa, ni la mofa, ni los engaños que nos deja la naturaleza puede disfrazar las almas celestiales bajo un traje amorfo lleno de sinceridad y amor.

Los feos, los guapos, los bajitos, los altos, los gordos, los delgados, los imbéciles, los cachondos, los serios, los ilustrados, los pelirrojos, los gilip….son criaturas de Dios y el pototo y la potorra lo entienden y por eso han querido darse a conocer, para llevar el mensajes que, desde la risa, también pueden conseguir andar su camino.

Por eso han llegado de una estrella a dejarnos una sonrisa en el despertar de un sueño que ha querido simplemente escenificar una historia que no tiene sentido, pero que he sentido desde lo más profundo de una simpatía hacia todo aquello que me hace reír y no llorar.

Gracias a estos dos personajes, que hoy ya son realidad, aunque la realidad sea la que creemos vivir en el día a día, y hacer del mundo la risa y la carcajada como alimento de un corazón sano y sincero.

Dejemos en la bondad de un chiste todo amanecer sin dolor, sin hacer daño a nadie, ni mucho menos herirle en su trabajo humano que cada día representa ante el público que somos todos en este escenario llamado tierra.

Namasté.

Miguel José

Publicado por migueljose54 el 17 de Enero, 2008, 10:34 ~ Comentar ~ Referencias (0)


EL POTOTO

El pototo es una palabra que acabo de encontrar dentro de un pensamiento, en una conversación que me hizo reír, en un abrir y cerrar de ojos, en un paseo por el parque, en una ensaladilla, en un comercio cerrado, desde donde me inundó la intuición.

El pototo es aquello que no conocemos, que deseamos con las dos manos, que nos sinceramos sin mirarle a su rostro, que nos deja indiferentes cuando no es lo que sentimos, que nos envuelve en una palabra que al escucharla te ríes que te cagas.

El pototo no es, creo, una patata, ya que en el tubérculo se emplea la palabra inicial del vocabulario y además contiene un tipo de alimento que nos completa en la física biológica que portamos.

El pototo contiene tres silabas, todas iguales de cerradas, en donde no se puede entrar por ningún lado, en donde su circunferencia nos deja la redondez de un sentido que me hace reír a carcajadas, a partirme el culo, como dirían aquellos que no ven otro sentido, pero que en realidad nos deja fuera del poder, y acabo de entender la seriedad del círculo.

El pototo es un toto compuesto, pues la partícula po es un nuevo aspecto que se añade a tan vocablo dispuesto en el sentido que nos podemos imaginar dentro de un lugar donde el aire no corre o en donde el calentamiento puede iniciar una combustión por explosión.

Claro que ver la botella medio llena también puede expresarse como que el pototo es un poto con otra to, y es verdad, nada miente en la expresión, simplemente espera que alguien la diseccione y entonces podríamos componerla de un po, seguido de un to, para finalizar en un nuevo to, vamos un po con dos totos.

El pototo, todo completo, es aquello que me vuelve loco cuando me lo imagino junto a mí, es aquello que no conozco y quiero entregarme a su conquista, es aquello que no tiene sentido en unas palabras que el castellano deja libres para poder ser utilizadas por quienes inventan un nuevo diccionario.

El pototo puede encontrarse en los mejores hipermercados, aunque no es un producto, puede reconocerse en cualquier bar, aunque no sea una bebida, puede aparecer en cualquier habitación sin ser mueble, o puede buscarse bajo cualquier apariencia sin ser real, pues su propia realidad nace cuando al pronunciarla la llamamos a la escena del nuevo pensamiento.

El pototo, mi pototo, vuestro pototo, es algo verdadero que se encuentra en el lugar donde unos sueños me hicieron despertar, en un chiste que alguien me contó sin saber su gracia, en la oscuridad de un encuentro donde no hay nadie, en la tranquilidad de un atardecer contestando al silencio con una mirada, en la silueta de una persona que no es ella ni tampoco él, en la puesta de un Sol que calienta tamaño invento.

El pototo, tu pototo está siempre contigo, conmigo, siempre a tu lado, a mi lado, es esa palabra que desde hoy se añade a tu vocabulario, aquel sentido que le has dado nada más conocerla, el sentimiento que has tenido cuando te has mirado al espejo y has creído reconocer tu pototo en la forma y medida en como puedas imaginarlo,  en el contenido grande o pequeño que inventes desde tu visualización en una mirada cerrada.

El pototo puede ser femenino o masculino, puede ser grande o pequeño, puede tener labios o mofletes, puede salir desde dentro o entrar desde afuera, puede contener los deseos de querer o los motivos de no querer, puede hacerte reír o llevarte a llorar, puede, incluso dejarte libre de aquello que no conocías hace unos minutos.

El pototo es la palabra mágica que me lleva a mirarla a los ojoso incluso a mirarle a sus mofletes, es la mirada de quien no me entiende al leer estas líneas, es la razón de quien me explica lo que para él consiste no saber encontrar su pototo, es la noche que sucede a la oscuridad de aquellos que en la risa no se encuentran.

El pototo eres tú, el pototo soy yo, el pototo somos todos, el pototo es todo aquello que reflejamos en una mirada al ver la tontería que acabo de guardar entre los renglones que hoy me ha hecho despertar de un sueño.

Sueño en donde la búsqueda del pototo me hecho reír tanto que no he podido evitar escribirlo bajo las líneas de un monólogo que seguro os ha dejado una nueva experiencia en vuestra vida, el momento pototo.

Yo amo el pototo, ¿y vosotros? ¿y vosotras?, ¿y ellos? Desde el otro lado el pototo nos ama también.

Miguel José

Publicado por migueljose54 el 15 de Enero, 2008, 9:07 ~ Comentarios 2 ~ Comentar ~ Referencias (0)


 
Blog
-
-
Inicio
-
-
Sobre Mí
-
-
Mis fotos
-
-
Escribeme
-
-
-
-
-
Categorías
-
-
Cuentos [7] Sindicar categoría
-
-
Escritos procedentes de otras webs [10] Sindicar categoría
-
-
Humor [4] Sindicar categoría
-
-
Mi Despertar [2372] Sindicar categoría
-
-
Mi Despertar en el recuerdo [28] Sindicar categoría
-
-
Mi forma de hacer poesía [13] Sindicar categoría
-
-
Pensamientos [53] Sindicar categoría
-
-
Reflexiones [31] Sindicar categoría
-
-
Calendario
-
-
<<   Enero 2023    
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      
-
-
Archivo
-
-
Enero 2023 [1]
Septiembre 2022 [2]
Marzo 2022 [3]
Enero 2022 [1]
Diciembre 2021 [1]
Noviembre 2021 [2]
Octubre 2021 [1]
Agosto 2021 [2]
Julio 2021 [1]
Junio 2021 [8]
Abril 2021 [1]
Marzo 2021 [5]
Febrero 2021 [6]
Enero 2021 [4]
Marzo 2020 [2]
Enero 2020 [3]
Diciembre 2019 [3]
Noviembre 2019 [1]
Octubre 2019 [1]
Septiembre 2019 [2]
Agosto 2019 [2]
Julio 2019 [2]
Junio 2019 [3]
Marzo 2019 [1]
Febrero 2019 [1]
Enero 2019 [1]
Diciembre 2018 [2]
Noviembre 2018 [1]
Octubre 2018 [3]
Septiembre 2018 [6]
Agosto 2018 [5]
Julio 2018 [1]
Junio 2018 [2]
Mayo 2018 [2]
Abril 2018 [3]
Marzo 2018 [3]
Febrero 2018 [2]
Enero 2018 [5]
Diciembre 2017 [2]
Noviembre 2017 [3]
Octubre 2017 [7]
Septiembre 2017 [5]
Agosto 2017 [1]
Julio 2017 [6]
Junio 2017 [1]
Mayo 2017 [6]
Abril 2017 [1]
Marzo 2017 [8]
Febrero 2017 [2]
Enero 2017 [7]
Diciembre 2016 [6]
Noviembre 2016 [5]
Octubre 2016 [1]
Septiembre 2016 [5]
Agosto 2016 [8]
Julio 2016 [8]
Junio 2016 [8]
Mayo 2016 [6]
Abril 2016 [2]
Marzo 2016 [4]
Febrero 2016 [5]
Enero 2016 [7]
Diciembre 2015 [7]
Noviembre 2015 [8]
Octubre 2015 [8]
Septiembre 2015 [16]
Agosto 2015 [7]
Julio 2015 [3]
Mayo 2015 [3]
Abril 2015 [11]
Marzo 2015 [15]
Febrero 2015 [16]
Enero 2015 [12]
Diciembre 2014 [12]
Noviembre 2014 [3]
Octubre 2014 [13]
Agosto 2014 [11]
Julio 2014 [11]
Junio 2014 [5]
Abril 2014 [4]
Marzo 2014 [5]
Enero 2014 [8]
Diciembre 2013 [11]
Noviembre 2013 [8]
Octubre 2013 [7]
Septiembre 2013 [3]
Agosto 2013 [9]
Julio 2013 [9]
Junio 2013 [1]
Mayo 2013 [7]
Abril 2013 [6]
Marzo 2013 [2]
Diciembre 2012 [7]
Noviembre 2012 [3]
Septiembre 2012 [8]
Agosto 2012 [9]
Julio 2012 [2]
Junio 2012 [11]
Abril 2012 [7]
Marzo 2012 [3]
Febrero 2012 [1]
Enero 2012 [3]
Noviembre 2011 [6]
Octubre 2011 [4]
Agosto 2011 [6]
Julio 2011 [7]
Junio 2011 [5]
Mayo 2011 [12]
Marzo 2011 [2]
Febrero 2011 [4]
Enero 2011 [19]
Diciembre 2010 [6]
Noviembre 2010 [5]
Octubre 2010 [12]
Septiembre 2010 [12]
Agosto 2010 [6]
Julio 2010 [3]
Junio 2010 [18]
Mayo 2010 [16]
Abril 2010 [17]
Marzo 2010 [14]
Febrero 2010 [10]
Enero 2010 [18]
Diciembre 2009 [12]
Noviembre 2009 [15]
Octubre 2009 [2]
Septiembre 2009 [5]
Agosto 2009 [15]
Julio 2009 [9]
Junio 2009 [18]
Mayo 2009 [13]
Abril 2009 [17]
Marzo 2009 [11]
Febrero 2009 [1]
Enero 2009 [6]
Diciembre 2008 [17]
Noviembre 2008 [10]
Septiembre 2008 [19]
Agosto 2008 [11]
Julio 2008 [5]
Junio 2008 [6]
Mayo 2008 [13]
Abril 2008 [9]
Marzo 2008 [22]
Febrero 2008 [25]
Enero 2008 [24]
Diciembre 2007 [18]
Noviembre 2007 [28]
Octubre 2007 [34]
Septiembre 2007 [39]
Agosto 2007 [11]
-
-
Sindicación
-
-
Artículos
Comentarios
-
-
MIS BLOGS
-
-
MI DESPERTAR EN FOTOS
-
-
Web amigas
-
-
WEB ESCRITORES
-
-

Blog alojado en ZoomBlog.com