shim


MI DESPERTAR
MIGUELJOSE


Artículos anteriores en Febrero del 2016

Febrero del 2016


MI DESPERTAR - 29.2.2016

Vives entre el sueño de cada noche y las pasiones de cada mañana, sientes dentro que algo se mueve, que algo gira a tu alrededor sin entender sus palabras, sus mensajes que encuentras en las gotas que provienen de sus lágrimas, así puedes llegar hasta su conjunto y desarrollar aquellas sensaciones derivadas de un nacimiento fuera de tu lugar, en los aledaños de un futuro que jamás podrás volver a escuchar.

Aquí viene lo importante que se desarrolla en actos, una obra que dentro de un gran teatro como eres tú puede llegar a triunfar aunque nadie se entere de ella, aunque las butacas se encuentren vacías mientras sales a escena y te envuelves en las frases que seguramente has escuchado en lo más alto de las montañas y en lo más bajo de las riveras, esas letras que componían bajo los fríos del verano y los calores del invierno.

Quieres dar la vuelta al mundo y no entiendes que no se puede ver del revés, solamente se puede sacar lo de dentro afuera y lo de afuera guardarlo en el interior que todos los días encuentras llegando a casa, en las habitaciones por donde paseas en los días de lluvia para ver humedecer unos techos que se secan con el paso de las llamadas, con el giro de las vueltas que la tierra da al Sol.

Un Sol que renace de sus tormentas entre las miradas de aquellos que se acuestan en la arena de las playas por donde pasa, en los laterales de las aceras por las que sigues despierto entre los algodones que te protegen, una marea que se desborda en los terremotos de tu piel, en los grosores de unas placas que siguen llegando hasta el final para volver de nuevo a rebrotar la tierra bajo sus pies.

Es la hora que no tenemos en los relojes, la niebla que se encuentra en los balcones entrando a la calle, la sequedad que los desiertos producen en tus labios, en la saliva que recoges todos los segundos siguientes a beber tantos postres, tantos montones de una hoja tierna y recargada por los tributos que la tierra puede entregar dentro de los filamentos que se quedan incrustados dentro de aquel lugar por donde pasabas sin sentir las piedras.

Miguel José Carbajosa Gómez

 

Publicado por Miguel José Carbajosa Gómez el 29 de Febrero, 2016, 17:30 ~ Comentar ~ Referencias (0)


MI DESPERTAR - 25.2.2016

Jugando entre pensamientos descubro cómo pudiste acercarte a las palabras, como subías por las consonantes para seguir entre las preposiciones sin dejarte de lado los verbos, acciones que encontrabas cuando tu mirada dibujaba aquellas sesiones en las que junto al silencio se encontraba una pasión, unos besos, algunos vasos de agua y muchas respiraciones en las que dejábamos salir aquellas maravillas que después nos alentaron para continuar con nuevas prácticas.

Salimos del restaurante después de haber paladeado en las copas unos abrazos que surgieron de los menús entre los que no sabíamos elegir, de un vino que encontramos perdido en una mesa que también nos acompañaba y de mucha fruta esperando ser elegida como la mejor entre todas las candidatas que seguían esperando en el cestillo que nos trajeron cuando llamaste de nuevo al camarero.

Eran las cuatro de una madrugada muy fría y eso que el lugar estaba resguardado por el mar, esas olas que en la oscuridad trataban de llegar hasta nosotros, que seguían esforzando su fuerza para encontrarnos en algún lugar por donde la arena nos empapara, un frío que hacía unir las dos pieles que trataban de escuchar aquellos romances de la canción que se terminaba antes de llegar al siguiente beso.

Dormimos en una cama diferente, una habitación donde las letras se escondían entre nuestras lenguas, donde nos perdíamos tranquilamente en un pequeño sueño que nos volvía a despertar para descubrir que estábamos al otro lado, que no era verdad lo que nos contaron que cuando alguien muere se marcha al cielo, pues el cielo estaba en el colchón, en esa espuma que seguía soportando el murmullo de unas palabras que volvían a desaparecer.

Ahora me levanto de otra habitación inexplicable, de unas sábanas que se acordarán de mi piel por el color de las caricias y el sabor de estos abrazos entre los que desaparecías, volvías a venir y después marchabas por alguna puerta que no podía ver, así es como pude resucitar aquella fotografía que no dejo de mirar todas las tardes antes de marchar  a la muerte que nos dejó tirados en una carretera cercana sin poder volver a subirnos a nuestros cuerpos que siguen enterrados entre tantos recuerdos borrando toda huella de la forma que nos regaló la vida.

Miguel José Carbajosa Gómez

 

Publicado por Miguel José Carbajosa Gómez el 25 de Febrero, 2016, 9:37 ~ Comentar ~ Referencias (0)


MI DESPERTAR - 22.2.2016

Me cierras las puertas de tu corazón por haberte robado el viento que sentías entre tus rejas, asciendes sobre una montaña para verme en la lejanía de una puesta de Sol ardiendo sobre mi cuerpo, sigues las estrellas que se rompieron cuando tus labios saciaban la sed con esa rabia que escuchabas en el corazón que antes habías cerrado completamente a cualquier palabra, comienzas a dejarte la piel entre pensamientos que se acercaban en cualquiera de las fotos que pasaban por tu mente y borrabas todo el rastro de un carmín pasado de fecha.

Es la consecuencia de esos errores que dejamos en el aire, que vuelan sin salir por las ventanas de la vida y se incrustan dentro de la piel para recorrer miles de kilómetros por las venas oscuras, por los intestinos donde se destruyen los pasados que no quieres recuperar, las alejadas imágenes que sabías te habían roto la vida, esa vida que no comprendes te está avisando de muchos regalos en los que no quieres abrir sus lazos, así recorres estos años pasando el frío de la oscuridad entre los algodones que no sientes bajo tus pies.

Se que hay una culpa pero no es del todo mía, tampoco es toda tuya, solo que no vimos la gran ola que nos derrumbó en una noche por la que pasaron todos los terremotos, una noche que siguió a la escena que no dejas pasar, que repites una y otra vez para ver aquellos mensajes que grabaste dentro de una memoria que te pasa factura por las arrugas de una piel que sigue esperando explicar lo que nunca se podrá interpretar.

Hay que perdonarse en primera persona para salir de los mismos bailes, de las mismas amenazas con las que el ego nos persigue en el silencio de las memorias, perdonarse por haber paseado por estos lugares y no haber sabido oler el aroma de las flores, no encontrar los árboles delante de los caminos ni los olores que nos regala cualquier clima que aparecen frente a nosotros, parques por los que paseamos por encima sin dejarnos aconsejar por sus colores y sabores.

Yo tuve un tiempo en que sentía por tus lados, en que todo aquello fue maravilloso, pero después de la tormenta salimos despedidos de una sanación que cada uno tenía que aceptar, que los dos llegamos al abismo que se abrió como una brecha en los corazones y que después nos llamó para escuchar lo que cada cuerpo manifestaba, lo que ahora podemos razonar aunque los motivos siempre estarán viciados, quizás por no saber hacerlo de otra forma, pero así actuamos, los seres humanos aprenden de estas conductas que nos abren de nuevo el camino de la libertad.

Gracias a todos los que siguen por sus rutas abriendo o cerrando ventanas, seguro que siempre estamos en la misma onda aunque la niebla nos deje lágrimas en las manos y llagas en el corazón.

Miguel José Carbajosa Gómez

Publicado por Miguel José Carbajosa Gómez el 22 de Febrero, 2016, 18:30 ~ Comentar ~ Referencias (0)


MI DESPERTAR - 20.2.2016

Me llenas de un placer que me desborda, intento no acercarme porque me pueden los instintos, es como si no fueras de este mundo, me gustas y esa impresión me relaja a la vez que me incita a comprender lo que siento por ti, un ser humano dentro de la piel de una forma que dibuja el contenido de mi gusto, de esa imagen que pintamos desde pequeños y que nunca entenderemos porqué se quedo grabada, porque ahora resuena con el contenido de esta conversación.

Subes y bajas de mis pensamientos en marcha, como si perdieras el tren y en el último segundo pudieras sujetarte a la puerta que abres rápidamente y te subes por los pasillos buscando el asiento que tenías guardado, ese asiento que te lleva a una conversación en uno de los millones de viajes que realizas cada día en esos trenes que carecen de vías, que viajan a una velocidad inimaginable para nuestra mente, pero donde me hablas y hablas hasta dormir tu lengua.

Tenía ganas de escucharte en la nueva habitación, rodeada de todo los sabores tuyos, impregnada de la misma esencia que me hizo conocer con tus mismas manos, aquellos mensajes que aparecían entre unas lágrimas imposible de retirar, aquellas tardes que comenzaban por mañanas y que siguieron a lo largo de muchos años viéndote nacer y morir en muchos momentos, ahora incluso volver a nacer donde nacíste sin la estrella que guiabas por los amaneceres que te dejaron sola.

Eres tan fuerte como una columna inmensa, tan amosorosa como nadie haya podido entrar por mis venas, sensual hasta límites imposibles de escribir, amiga de aquellos sentimientos que podemos intercambiar en las conversaciones que nadie sabría colorear, pintar con nuevas palabras algo que sentimos desde mucho tiempo y que no destruye las relaciones personales que mantenemos con nuestras parejas, simplemente sentir ese cariño que nos hace estar en el mismo puerto.

Nadar en las mismas playas, cantar en las mismas letras que se componen de muchos versos diferentes a la prosa, unos poemas que entendemos con los ojos cerrados en nuestra desnudez, en esos cánticos que abren nuevas ventanas en imposibles lugares por los que acceder de noche, en esas salidas que nos dejan a lo largo de los años los miles de abrazos que tenemos por delante de nosotros mismos.

Gracias por estar en mi camino,

Miguel José Carbajosa Gómez

Publicado por Miguel José Carbajosa Gómez el 20 de Febrero, 2016, 9:44 ~ Comentar ~ Referencias (0)


MI DESPERTAR - 18.2.2016

Siento en tus abrazos la bondad de tu alma, la transparencia de tu esencia entre el aliento de vida que nos recorre por dentro, una maravilla derivada del milagro que supone la vida, una forma que seguramente será diferente en otros mundos, en otros planetas que componen la música de unos cuerpos eternos en la sinfonía que sin tiempo ni forma ocupa el espacio interestelar, lo oscuro en una noche donde la Luna intenta iluminar nuestra sombra.

Apareces por el corto pasillo que me introduce en tu forma, en un rostro que acaricia la simpatía entre unos pasos que se aceleran sin dejarse llevar por los pensamientos, veo por la sensación que produce en mis ojos un cariño que sigue intacto desde que nos conocimos, desde aquella sonrisa que encontraba en tus palabras, en las frases que me hacía saber que eras parte de ese universo maravilloso que construye tu familia.

Es la hora en que un despertar aparece en el horizonte del camino, escuchando como el polvo de la arena al pisarla deja una nube sedienta de sed, de unas gotas que el cielo parece guardar, esas tormentas que luego se pasean lentamente para dejar las llanuras colmadas de charcos, de goterones que después se marchan al salir la fuerza del calor que un Sol expectante encuentra al salir entre sus algodones.

Quería con estas palabras que escucharas el silencio que muchas veces no sabemos interpretar, un escenario en el que casi siempre es difícil enumerar con las letras que el idioma nos entrega, letras que acompañan a las canciones que tarareamos al volante de nuestro auto, en la carrera que iniciamos todas las mañanas para ir al trabajo, para volver de alguna actividad, para sentarnos a continuar nuestra tarea.

Una tarea que se abre por los finales del día anterior, que se inicia siempre después de un fin para dar vida a un principio, a un nacimiento que surgirá sin entenderlo, pues en ese momento entra a trabajar la mente, el ego que sigue durmiendo gracias a muchos recuerdos que desaparecen en la oscuridad del pensamiento, así es como se implica el ser humano para dejar de lado los problemas, no darlos de comer sino dejarlos aparcados como el auto en cualquier espacio libre.

Es la hora, llegaron todos a la reunión y empiezo a mirar a los lados, al frente donde el Sol sigue subiendo y abandonando unas nubes que parecían esconderlo, y entre todo la ciudad, las arterias con los colores rojos de quiénes aún no han llegado a su puerto, las aceras escuchando muchos pasos que siguen perdidos, unos rostros que se alejan del frío para encontrarse en conversaciones que les hacen seguir vivos, continuar el camino que un día les descubría el horizonte en sus manos.

Miguel José Carbajosa Gómez

Publicado por Miguel José Carbajosa Gómez el 18 de Febrero, 2016, 9:14 ~ Comentar ~ Referencias (0)


 
Blog
-
-
Inicio
-
-
Sobre Mí
-
-
Mis fotos
-
-
Escribeme
-
-
-
-
-
Categorías
-
-
Cuentos [7] Sindicar categoría
-
-
Escritos procedentes de otras webs [10] Sindicar categoría
-
-
Humor [4] Sindicar categoría
-
-
Mi Despertar [2372] Sindicar categoría
-
-
Mi Despertar en el recuerdo [28] Sindicar categoría
-
-
Mi forma de hacer poesía [13] Sindicar categoría
-
-
Pensamientos [53] Sindicar categoría
-
-
Reflexiones [31] Sindicar categoría
-
-
Calendario
-
-
<<   Febrero 2016  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29       
-
-
Archivo
-
-
Enero 2023 [1]
Septiembre 2022 [2]
Marzo 2022 [3]
Enero 2022 [1]
Diciembre 2021 [1]
Noviembre 2021 [2]
Octubre 2021 [1]
Agosto 2021 [2]
Julio 2021 [1]
Junio 2021 [8]
Abril 2021 [1]
Marzo 2021 [5]
Febrero 2021 [6]
Enero 2021 [4]
Marzo 2020 [2]
Enero 2020 [3]
Diciembre 2019 [3]
Noviembre 2019 [1]
Octubre 2019 [1]
Septiembre 2019 [2]
Agosto 2019 [2]
Julio 2019 [2]
Junio 2019 [3]
Marzo 2019 [1]
Febrero 2019 [1]
Enero 2019 [1]
Diciembre 2018 [2]
Noviembre 2018 [1]
Octubre 2018 [3]
Septiembre 2018 [6]
Agosto 2018 [5]
Julio 2018 [1]
Junio 2018 [2]
Mayo 2018 [2]
Abril 2018 [3]
Marzo 2018 [3]
Febrero 2018 [2]
Enero 2018 [5]
Diciembre 2017 [2]
Noviembre 2017 [3]
Octubre 2017 [7]
Septiembre 2017 [5]
Agosto 2017 [1]
Julio 2017 [6]
Junio 2017 [1]
Mayo 2017 [6]
Abril 2017 [1]
Marzo 2017 [8]
Febrero 2017 [2]
Enero 2017 [7]
Diciembre 2016 [6]
Noviembre 2016 [5]
Octubre 2016 [1]
Septiembre 2016 [5]
Agosto 2016 [8]
Julio 2016 [8]
Junio 2016 [8]
Mayo 2016 [6]
Abril 2016 [2]
Marzo 2016 [4]
Febrero 2016 [5]
Enero 2016 [7]
Diciembre 2015 [7]
Noviembre 2015 [8]
Octubre 2015 [8]
Septiembre 2015 [16]
Agosto 2015 [7]
Julio 2015 [3]
Mayo 2015 [3]
Abril 2015 [11]
Marzo 2015 [15]
Febrero 2015 [16]
Enero 2015 [12]
Diciembre 2014 [12]
Noviembre 2014 [3]
Octubre 2014 [13]
Agosto 2014 [11]
Julio 2014 [11]
Junio 2014 [5]
Abril 2014 [4]
Marzo 2014 [5]
Enero 2014 [8]
Diciembre 2013 [11]
Noviembre 2013 [8]
Octubre 2013 [7]
Septiembre 2013 [3]
Agosto 2013 [9]
Julio 2013 [9]
Junio 2013 [1]
Mayo 2013 [7]
Abril 2013 [6]
Marzo 2013 [2]
Diciembre 2012 [7]
Noviembre 2012 [3]
Septiembre 2012 [8]
Agosto 2012 [9]
Julio 2012 [2]
Junio 2012 [11]
Abril 2012 [7]
Marzo 2012 [3]
Febrero 2012 [1]
Enero 2012 [3]
Noviembre 2011 [6]
Octubre 2011 [4]
Agosto 2011 [6]
Julio 2011 [7]
Junio 2011 [5]
Mayo 2011 [12]
Marzo 2011 [2]
Febrero 2011 [4]
Enero 2011 [19]
Diciembre 2010 [6]
Noviembre 2010 [5]
Octubre 2010 [12]
Septiembre 2010 [12]
Agosto 2010 [6]
Julio 2010 [3]
Junio 2010 [18]
Mayo 2010 [16]
Abril 2010 [17]
Marzo 2010 [14]
Febrero 2010 [10]
Enero 2010 [18]
Diciembre 2009 [12]
Noviembre 2009 [15]
Octubre 2009 [2]
Septiembre 2009 [5]
Agosto 2009 [15]
Julio 2009 [9]
Junio 2009 [18]
Mayo 2009 [13]
Abril 2009 [17]
Marzo 2009 [11]
Febrero 2009 [1]
Enero 2009 [6]
Diciembre 2008 [17]
Noviembre 2008 [10]
Septiembre 2008 [19]
Agosto 2008 [11]
Julio 2008 [5]
Junio 2008 [6]
Mayo 2008 [13]
Abril 2008 [9]
Marzo 2008 [22]
Febrero 2008 [25]
Enero 2008 [24]
Diciembre 2007 [18]
Noviembre 2007 [28]
Octubre 2007 [34]
Septiembre 2007 [39]
Agosto 2007 [11]
-
-
Sindicación
-
-
Artículos
Comentarios
-
-
MIS BLOGS
-
-
MI DESPERTAR EN FOTOS
-
-
Web amigas
-
-
WEB ESCRITORES
-
-

Blog alojado en ZoomBlog.com