shim


MI DESPERTAR
MIGUELJOSE


Artículos anteriores en Abril del 2010

Abril del 2010


MI DESPERTAR - 29.4.2010

Mi propósito hoy es respetar, sentarme en el sillón y dar las gracias por los sentimientos que hay detrás de tus palabras, porque el corazón encuentra la belleza que se esconde en cada cuerpo, en cada persona, para descubrir el lenguaje entre almas dentro del pijama que nos adentra en el silencio del espíritu, profundidad que siento como la parte que conforma el vacío que me inunda al respirar.

Siento las piernas tocar el precipicio donde me coloco al ver la llegada del horizonte, escucho los latidos de mi corazón acelerar e impulsar la respiración en la mirada que culmina la sonrisa desde la que puedo encontrar el nuevo mundo, ese cielo que se construye en la tierra, la energía que desprende el propio amor que me enseña a encontrar la salida cuando creo haber perdido el rumbo.

Amanezco entre las sábanas con el pijama del espíritu, en el sueño enorme que me hizo destronar la realidad que aparece en la luz que penetra por cada ventana junto a los cantos de pajarillos que despiertan mi cariño en la bondad de poder hacerme uno con ellos, en sentirlos caminar con sus diminutas patitas balanceando la mirada para entender que fácil es disfrutar y qué difícil encontrar su misma paz.

Llaman a la puerta y abro con presura pues el aire llega por la escalera después de haber recorrido las estancias que han permanecido cerradas durante el baile de la noche, dejo pasar su caricia para que se apodere de toda la habitación encontrando lugares desde los que poder suavizar la soledad de la figura que se entremezcla con al fino olor a los aromas de la mañana.

La nieve ha partido rumbo a las montañas mientras que las gotas de lluvia quedan inmersas en los charcos que componen las calles, los pequeños lugares donde se encuentran animalillos de otras medidas para saciar la sed que culmina la hora en que empezaron a llenar sus buches y completan con sus pequeñas bocas el pan de cada día, el alimento que nos proporciona la abundancia de vida.

Es la hora de cerrar el despertar para entregarme a degustar el desayuno, las tostadas que colorean el pan blanco para encontrarse con los labios antes de poder componer el tranquilo murmullo de platos y tazas en el quehacer diario donde nos vamos acostumbrando a encender las palabras que luego nos harán volver a la rutina diaria para llegar a disfrutar de un nuevo día.

Me dejo llevar por tu mirada y veo cómo escuchas lo que dibujas, porque así vas observando una parte tuya que antes no conocías, es la forma en como puedo verte pintar tu vida, verte sentir el sueño dentro de los colores que van inundando el lugar desde el que estamos contemplando un nuevo escenario nacido de tu imaginación con el deseo de encontrar la respuesta.

Respuesta a los miedos que nos van construyendo para luego poder encender las luces, los lugares que nos encierran sin tener candados en las puertas, ni barrotes en las ventanas, solamente la prisión de haber encontrado un camino sin salida y entender que podemos volver a recorrerlo hasta el punto en que nos equivocamos para avanzar en la enseñanza, en la sinceridad de habernos podido perder y no morir en el intento.

Muero al final en esta gratitud en que puedo abrir mis ojos y encontrar unos nuevos esperando a rezar la oración desde la que poder caminar por los espacios que este cielo deja en los murmullos de las olas que desde la orilla me gritan que puedo volver a empezar, volver nuevamente a andar nuevos horizontes que me lleven a encontrar la verdad, el amor incondicional desde el que daros las gracias por estar aquí.

Miguel José

Publicado por Miguel José el 29 de Abril, 2010, 20:23 ~ Comentar ~ Referencias (0)


MI DESPERTAR - 27.4.2010

Un te verde hace que mi mesa esté caliente, que la mirada encuentre en su color la respuesta a muchas preguntas que mi mente busca para perderse de nuevo en aquellas formas, para buscar caminos que me hicieron encontrar el sufrimiento en aventuras necesarias para llegar a tu lado y escuchar el silencio por los pasillos de cualquier retiro en que insistimos en perdernos dentro de nosotros mismos.

Acepto las palabras que intentan hacerme encontrar mi rumbo, aunque es desde tu rumbo desde donde poner sonido a lo que aún no he podido escuchar, seguro que en ese amor que no te impide acercarte a ser quien eres para continuar sabiendo que aún te puede el deseo de seguir adelante con aquellos sueños que han nacido para hacerte ver esa verdad que cada uno encuentra y elige para poder seguir el camino de madurez.

Nos encontramos para salir a otro aspecto de nosotros, nos encendimos en aquellas miradas que aún continúan grabadas en el inconsciente, seguimos los kilómetros que nos separan y nos encuentran para volver a vivir las aventuras maravillosas de encontrar tu rostro en mi hombro o tus labios en ese sueño que compartimos juntos en este nuevo sentido de nuestras vidas.

Este líquido desde el que comienzo a despertar va calentando los lugares por donde desciende al penetrar en el interior de una oscuridad que se enciende en la luz de la aventura de cada meditación, de la quietud que me hace escuchar el murmullo de pensamientos en que mi mente trata de atraparme, en sentir el calor al encontrar su hueco en el estómago desde el que comenzará su viaje por esta maravilla de cuerpo que cada humano hemos recibido como regalo.

Es mi hora del té, no siempre el mismo minuto ni tampoco la misma esfera desde quiénes se formaron en la escuela de las cinco, las cinco en punto que abre descansos en lugares lejanos desde los que cada costumbre nos puede atar de pies y manos a la libertad que sentimos desde que ponemos los pies en este suelo al que agradecer nos lleva a caminos diferentes.

Encuentro el amor en todos los lugares, en todas las miradas desde las que puedo escuchar los susurros que cada mente va fabricando en la industria que no conocemos, sabiendo que todo hay un acantilado desde el que poder ver nuestra vida entendiendo el tapiz desde el que cada uno deja encontrar la calma, la tranquilidad de saber que viaja organizadamente hacia el momento en que algo nos detiene, o alguien nos enciende la luz que muchas veces no encontramos dentro de nosotros mismos.

Ya solo queda la taza vacía con un pequeño lugar en donde el color se ha queda impreso, para poder escuchar el sabor que penetra lentamente en un sentimiento desde el que poder hacer que tu mirada y la mía vuelvan nuevamente a encontrarse y dejarnos llevar por esos kilómetros que nos separan cada noche de los sueños que concebimos en la oscuridad de las habitaciones desde las que podemos abrir esas palabras que nos llenan de felicidad.

Te quiero se juntan en dos partes, una para ti y otra para el amor, son la dualidad que componen un todo, un amor incondicional desde el que poder entender la libertad de ser quien soy, desde la felicidad de encontrarme en el espejo de la vida llevando entre mis dedos los que me acarician cuando encuentro en sueño a tu lado, cuando mis manos han llevado la relajación a esos pies que te hacen caminar a mi lado, escuchando nuevamente el buenos días de una nueva aventura que podemos encontrar en los calendarios en que consisten nuestros futuros, para ahora encontrarme nuevamente a tu lado escuchando las olas de un mar que me llevaron hasta tu puerta desde la que poder abrir todos los días y verte bailar en las preciosas olas.

Sube y baja nuestra marea bajo la luna que cada noche apagamos para escuchar nuestras palabras, aquellas mirada que nos hacen reír sin saber que al otro lado estamos en la misma vida que un día nos llegó para dejarnos llevar hacia la costa de un horizonte desde el que poder encontrar de nuevo esa vida que guardaba nuestra madre en el vientre desde el que pudimos descansar de la loca aventura de volver a nacer de nuevo.

Gracias.

Miguel José

Publicado por Miguel José el 27 de Abril, 2010, 20:24 ~ Comentar ~ Referencias (0)


MI DESPERTAR - 22.4.2010

Las mesas vacías son los silencios que escucho entre estas paredes, en un nuevo día desde el que puedo contemplar un rostro detrás de un pequeño armario, es un rostro de mujer, un pelo rubio y marrón mezclado en capas de un fino trabajo realizado por unas manos que estuvieron el tiempo necesario para que el viento jugase con los cabellos en esta mañana fría.

Escucho unos pasos, salen de detrás de mi espalda, son tacones pequeños, un ruido reconocible porque en mi cerebro se guardan los registros que todos los días almacena para poder comprender que todo está bien, que no hay que despertar ninguna alarma, es la parte biológica que nuestro cuerpo completa como una más de las opciones de este instrumento que nos acoge.

Veo como el vaso con agua caliente espera su bolsita de té, como mis manos abren el cajón para buscar en el recuerdo donde se esconde el paquete de color verde que encuentra el lugar para reposar su carga en la mezcla que luego llegará al fondo de un estómago en la enseñada historia que se repite a la hora de un desayuno matinal.

Doy vueltas a la torre de control desde donde mis ventanas me hacen ver todo lo que se encuentra al alcance de la distancia que puedo disfrutar cada jornada, del lugar donde los bolígrafos esperan a que mis manos elijan el verde o el azul, el rojo o el lápiz para encontrar el lugar exacto en el que poder imprimir su carga y continuar con una nueva aventura desde el otro lado.

Es ver la acera en nuestras manos, el camino dentro de nuestro perímetro, el amor desde la eternidad, la risa cuando nos llenamos de alegría y esperanza, cuando encontramos una mirada que no sabe como volver a vivir, al rellenar unos párrafos escuchando detrás como alguien no sabe encender de nuevo su impresora.

Son las ganas de ser feliz, de dejar que las lágrimas nos corran por este rostro después de reírnos con ganas, de ver como nos duele el estómago por tanto esfuerzo por contener la alegría de encontrarnos de frente con nuestra propia vida y entender que es lo más bonito que este universo que nos envuelve ha dejado el momento justo para poder encontrar la unidad que es esta humanidad en su propia existencia.

Solo tu y solo yo podemos ser dos, pero en realidad somos uno, la fuerza de unos brazos añaden más poder para encontrar la belleza, para encender el amor, para contemplar las calles caminar en ambas aceras libre de el dolor y la pena, del llanto y tristeza que nuevos seres van recogiendo para adentrarse en la oscuridad de las cuevas que nos envuelven al llegar las primaveras que avanzamos detrás de cada vela para apagar aquellos momentos en que ahora solo vemos el camino recorrido y la distancia que aún nos falta para llegar.

Miguel José

Publicado por Miguel José el 22 de Abril, 2010, 21:43 ~ Comentar ~ Referencias (0)


MI DESPERTAR - 21.4.2010

Hay un otro lado, no solo está este lugar desde el que poder asomarse a la vida y resplandecer en la luz que atraviesa las tinieblas, hay otro lado que explorar, que dejar que llegue con su experiencia para entender que somos completos, que nos componemos de dos partes y cuando se funden es el inicio de un ser lleno de sí mismo.

Son sentimientos de no poder haber completado los ciclos para los cuales estamos programados, o mejor, estamos dispuestos a vivir en la infinitud de esta transparencia que supone la sinceridad, es una cortina de color blanco transparente desde donde ver las escenas sin definir las caras ni las profundidades en los abismos en que nos colocamos nuevamente.

Abro la ventana y el aire fresco me deja nuevo, coloca mi rostro por encina de la acera para extenderme lentamente en est cuerpo desde el que poder mirar la vida instalado en una máquina perfecta de biología completa, amando como único alimento al que escuchar en estos instantes en que el mundo continúa evolucionando hacia su proxima parada.

Hoy nuevamente he continuado mi conversación con el otro lado, con unos ojos ciegos desde los que solo se puede ver el sentimiento, donde las manos conducen tranquilamente a una conversación en la que poder mostar mi desnudez, dejando salir aquellas escenas que aún continúan dando vueltas por mi mente.

Años en los que sucedió lo que había previsto, me dejó la huella necesaria para poder avanzar por los caminos que iba desgranando hasta alcanzar la plenitud de cada etapa y poder seguir nuevamente abrazando las fronteras que se desvanecían al llegar a cruzarlas sin escuchar las voces de quiénes intentaban pararme.

Es el equilibrio el que me hace ver, el entender que la mente solo actúa desde el ego, de que los sentidos nos llevan a vivir aquello que luego nos deja la sabiduría de haber encontrado los obstáculos que no son más que aprendizajes de una vida singular, para poder ver la belleza que nos envuelve cada vez que la luz se abre de nuevo paso entre nuestros corazones.

Elijo vivir en el amor, en el puro y tierno amor de un niño interior que todos los días se siente identificado con la naturaleza, con la risa y alegría de verse de nuevo en el espejo dejando todo aquello que ya no le sirve junto al cesto de la ropa sucia para poder entrar en la espiral de irse marchando tranquilamente después de haberme limpiado en este crecimiento personal de madurez humana.

Namaste.

Miguel José 

Publicado por Miguel José el 21 de Abril, 2010, 20:08 ~ Comentar ~ Referencias (0)


MI DESPERTAR - 20.4.2010

Somos humanos desde el día en que nuestro cuerpo comienza a formarse en la partición de una célula, allí comienza la vida que agregamos a nuestro espíritu, un alma que vive eternamente en los contornos del universo, un lugar oscuro porque no tiene la luz que el día nos regala en este planeta el astro Sol.

Comenzamos por encender los mecanismos que nos entregan a recibir los mayores regalos que tenemos guardados para nosotros cuando encontramos nuestro camino a través del amor de un hombre y una mujer, o quizás cuando un ser humano de sexo varón penetra en la vagina de un ser humano de sexo hembra, para que su óvulo sea fertilizado con la llegada el espermatozoide que cumple con su objetivo.

Puede que parezca diferente la segunda opción, pero al fin y al cabo es la opción que no podemos elegir, la forma en cómo esta predestinado el futuro que hemos de seguir para vivir la experiencia que muchos comentan diferente, pero elegida desde ese mas allá que no podemos ver con nuestros ojos, aunque si encontramos con el corazón.

Estoy abierto y receptivo a todo lo bueno, a la abundancia que cada día nos regala en entorno en el estamos inmersos, como si fuera una película que algunas veces podemos ver desde nuestro sillón detrás de los ojos, en circunstancias que desconocemos cuando llegamos a nacer de un vientre materno.

Es la esencia la que nos permite dirigirnos todos los días al trabajo, la esencia la que ha cumplido con los requisitos de adaptación al cuerpo que nos es entregado después de haber estado esperando volver nuevamente a disfrutar de todo aquello que no comprendemos cuando estamos inmersos en una crisis o mala racha, pero que no llegamos a ver al estar pendientes de ese trabajo que solo llegamos a escuchar con el corazón encendido.

Somos una vida entera, nos componemos de partes que enlazan los sistemas para adentrarnos en la profundidad que nos lleva a caer de nuevo en los precipicios, que nos arrastra a vernos desnudos para dar las gracias por tantos regalos que no vienen envueltos en ningún papel, solamente con caras de personas que creemos desagradables y que nos ayudan a ver el camino que no escuchábamos en los ruidos que buscamos cuando no vemos el silencio de nuestra maravillosa alma de Dios.

Somos dioses porque estamos construidos a su semejanza y recogidos en un cuerpo humano, pero no te inquietes, estas palabras salen de lugares escondidos dentro de mi ser, en recónditos espacios que antes estaban oscuros y que la luz de un faro interior que desconocía descubrí entre lágrimas una mañana o una noche, no recuerdo pues, pero que llegó en el momento en que estaba preparado para andar nuevos caminos después de haber estado en los procesos que mi infancia y adolescencia me llevaron a vivir en este preciso instante el amor que siento por mi propia vida.

Es verdad, mi vida está aquí mismo y no en otro lugar, la vida la vivo desde este corazón que me corrige el rumbo cuando las tormentas arrecian, desde esta mirada que fluye con las lágrimas de la compasión por entender que todos caminamos por las vidas en conjunto formando una unidad que nos hace dirigirnos lentamente hacia esa eternidad que nadie nos enseña pero que todos sentimos cuando cerramos los ojos y nos dejamos llevar en la oscuridad de un vacío que no nos oscurece.

Miguel José

Publicado por Miguel José el 20 de Abril, 2010, 21:30 ~ Comentar ~ Referencias (0)


 
Blog
-
-
Inicio
-
-
Sobre Mí
-
-
Mis fotos
-
-
Escribeme
-
-
-
-
-
Categorías
-
-
Cuentos [7] Sindicar categoría
-
-
Escritos procedentes de otras webs [10] Sindicar categoría
-
-
Humor [4] Sindicar categoría
-
-
Mi Despertar [2372] Sindicar categoría
-
-
Mi Despertar en el recuerdo [28] Sindicar categoría
-
-
Mi forma de hacer poesía [13] Sindicar categoría
-
-
Pensamientos [53] Sindicar categoría
-
-
Reflexiones [31] Sindicar categoría
-
-
Calendario
-
-
<<   Abril 2010  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   
-
-
Archivo
-
-
Enero 2023 [1]
Septiembre 2022 [2]
Marzo 2022 [3]
Enero 2022 [1]
Diciembre 2021 [1]
Noviembre 2021 [2]
Octubre 2021 [1]
Agosto 2021 [2]
Julio 2021 [1]
Junio 2021 [8]
Abril 2021 [1]
Marzo 2021 [5]
Febrero 2021 [6]
Enero 2021 [4]
Marzo 2020 [2]
Enero 2020 [3]
Diciembre 2019 [3]
Noviembre 2019 [1]
Octubre 2019 [1]
Septiembre 2019 [2]
Agosto 2019 [2]
Julio 2019 [2]
Junio 2019 [3]
Marzo 2019 [1]
Febrero 2019 [1]
Enero 2019 [1]
Diciembre 2018 [2]
Noviembre 2018 [1]
Octubre 2018 [3]
Septiembre 2018 [6]
Agosto 2018 [5]
Julio 2018 [1]
Junio 2018 [2]
Mayo 2018 [2]
Abril 2018 [3]
Marzo 2018 [3]
Febrero 2018 [2]
Enero 2018 [5]
Diciembre 2017 [2]
Noviembre 2017 [3]
Octubre 2017 [7]
Septiembre 2017 [5]
Agosto 2017 [1]
Julio 2017 [6]
Junio 2017 [1]
Mayo 2017 [6]
Abril 2017 [1]
Marzo 2017 [8]
Febrero 2017 [2]
Enero 2017 [7]
Diciembre 2016 [6]
Noviembre 2016 [5]
Octubre 2016 [1]
Septiembre 2016 [5]
Agosto 2016 [8]
Julio 2016 [8]
Junio 2016 [8]
Mayo 2016 [6]
Abril 2016 [2]
Marzo 2016 [4]
Febrero 2016 [5]
Enero 2016 [7]
Diciembre 2015 [7]
Noviembre 2015 [8]
Octubre 2015 [8]
Septiembre 2015 [16]
Agosto 2015 [7]
Julio 2015 [3]
Mayo 2015 [3]
Abril 2015 [11]
Marzo 2015 [15]
Febrero 2015 [16]
Enero 2015 [12]
Diciembre 2014 [12]
Noviembre 2014 [3]
Octubre 2014 [13]
Agosto 2014 [11]
Julio 2014 [11]
Junio 2014 [5]
Abril 2014 [4]
Marzo 2014 [5]
Enero 2014 [8]
Diciembre 2013 [11]
Noviembre 2013 [8]
Octubre 2013 [7]
Septiembre 2013 [3]
Agosto 2013 [9]
Julio 2013 [9]
Junio 2013 [1]
Mayo 2013 [7]
Abril 2013 [6]
Marzo 2013 [2]
Diciembre 2012 [7]
Noviembre 2012 [3]
Septiembre 2012 [8]
Agosto 2012 [9]
Julio 2012 [2]
Junio 2012 [11]
Abril 2012 [7]
Marzo 2012 [3]
Febrero 2012 [1]
Enero 2012 [3]
Noviembre 2011 [6]
Octubre 2011 [4]
Agosto 2011 [6]
Julio 2011 [7]
Junio 2011 [5]
Mayo 2011 [12]
Marzo 2011 [2]
Febrero 2011 [4]
Enero 2011 [19]
Diciembre 2010 [6]
Noviembre 2010 [5]
Octubre 2010 [12]
Septiembre 2010 [12]
Agosto 2010 [6]
Julio 2010 [3]
Junio 2010 [18]
Mayo 2010 [16]
Abril 2010 [17]
Marzo 2010 [14]
Febrero 2010 [10]
Enero 2010 [18]
Diciembre 2009 [12]
Noviembre 2009 [15]
Octubre 2009 [2]
Septiembre 2009 [5]
Agosto 2009 [15]
Julio 2009 [9]
Junio 2009 [18]
Mayo 2009 [13]
Abril 2009 [17]
Marzo 2009 [11]
Febrero 2009 [1]
Enero 2009 [6]
Diciembre 2008 [17]
Noviembre 2008 [10]
Septiembre 2008 [19]
Agosto 2008 [11]
Julio 2008 [5]
Junio 2008 [6]
Mayo 2008 [13]
Abril 2008 [9]
Marzo 2008 [22]
Febrero 2008 [25]
Enero 2008 [24]
Diciembre 2007 [18]
Noviembre 2007 [28]
Octubre 2007 [34]
Septiembre 2007 [39]
Agosto 2007 [11]
-
-
Sindicación
-
-
Artículos
Comentarios
-
-
MIS BLOGS
-
-
MI DESPERTAR EN FOTOS
-
-
Web amigas
-
-
WEB ESCRITORES
-
-

Blog alojado en ZoomBlog.com