shim


MI DESPERTAR
MIGUELJOSE


Artículos anteriores en Diciembre del 2009

Diciembre del 2009


MI DESPERTAR - 31.12.2009

Hoy cerramos y nos marchamos para no volver jamás durante 2009, guardando por un tiempo algún recuerdo que durante este año ha pasado a primer plano, quizás en alguna foto que puedo volver a encender, seguro que en la mirada de quiénes han comenzado a disfrutar de este lindo viaje en el tren que me lleva al lugar donde bajaré sin mirar en el itinerario la llamada que está abriendo este nuevo despertar.

Son las cinco de la mañana y veo como termina este sol que ahora volverá en una nueva mañana para vernos de nuevo enredados en las mismas historias, en observar cómo todos nos encontramos en el mismo callejón del que se puede salir solo con dar los pasos necesarios, con decir no el momentos en que parece imposible poder hablar, en dejar de soportar a un ego que se sale con la suya desde el mismo momento en que la sociedad nos atrapó.

Podemos cambiar no solo el mundo, sin todo lo que nos propongamos, podemos rellenar una cuartilla y colorear las palabras para encontrar el misterio de cómo llegar a la profundidad que encienden, podemos dejarnos llevar por el caudal del río sin necesidad de agarrarnos a ninguna roca, podemos llorar en el viaje sin ver la frescura de un paisaje que nos regala cada día.

El cambio comienza en nosotros, en mirar de una forma diferente, en colocarnos en el lugar del otro y ver cómo se camina con sus propios zapatos, podemos herir a quiénes tratan de ayudarnos, podemos elegir el carril de cada carretera en función de la velocidad que imprime el tiempo, podemos elegir muchas y diferentes situaciones desde la libertad de ser nosotros mismos, de no atraparnos y mirar a otro lado para que los demás nos ayuden y nos dejen enterrados en un mundo de vida.

Vivo en la libertad de una pradera, en lo alto de una montaña, en la corriente de un río que no me ahoga, en la semilla que entierro en la tierra para esperar la cosecha sin sentarme a su lado, en estas palabras que dejo salir de un corazón que me apartaba para poder encontrar su espacio y hablar de lo que el sentimiento nos llevó a ser la raza que se extiende por el regalo de una tierra fértil.

Estoy naciendo y al salir del embrión me cuesta mucho poder caminar, son nuevas piernas, nuevos brazos, nuevas metas que se construyen en los sueños, en los que no entiendo y en los que me hacen volar por los mares de mi fantasía, en los que acarician las palabras para rellenarlas de una energía que luego convierten la distancia en un pequeño recorrido en la vida de los milagros.

Milagros que empiezan por aparecer en los mensajes que escucho, en las charlas de quiénes pasean por mi lado, en las escuelas que me da todos los día la vida al ir a trabajar, al salir por las calles, al mirar a los lados de las aceras viendo como muchos corren sin saber porqué lo hacen, en una prisa que no tiene sentido porque no se acaba el mundo, simplemente se transforma en lo que deseamos y para ello hay que tomar la semilla del agradecimiento.

Gracias abre todas las puertas, por favor da comienzo a un nuevo escenario que se nos abre de par en par, amor es la cúspide que nos hace llegar a ser hermanos, a encontrarnos en la flor de una humanidad que camina hacia su siguiente paso, sabiendo que en la crisis, en la desesperanza está la nueva escuela que nos enseña a caminar dentro de lo que llamamos sociedad pueda dejarnos su huella, porque somos sociedad, somos humanos, somos el todo que parte de cada uno, de cada principio, de cada volver a empezar.

Gracias año 2009 por la inmensa abundancia que me has dejado, por la experiencia que guardo en el templo dorado de mi último despertar con tu nombre que suma once, que en realidad es dos.

Namaste,

                                                              Miguel José

Publicado por Miguel José el 31 de Diciembre, 2009, 9:49 ~ Comentar ~ Referencias (0)


MI DESPERTAR - 30.12.2009

¿Duermes...? Estoy a tu lado y no dices nada, espero que tus párpados vuelvan de nuevo a dejarme ver la sencillez de tu mirada, encuentro el libro que cerraba la noche cuando esperabas mi llegada envovièndote en las sábanas que nos han dejado vivir la experiencia de haber podido encontrarte una vez mas a mi lado.

¿Duermes....? No muevo ningún músculo para que tu sueño pueda avanzar más y más, penetrar hacia el sinsentido que termina de energizarte al despertar en las mañanas en que podemos mirarnos a la cara y encontrarnos nuevamente en la misma almohada, en los límites del colchón que ha podido escuchar las risas y llantos que ahora quedan grabados en la memoria que no recuerda, en el subconsciente que nos ha estado hablando toda la noche.

¿Duermes....? Llegué a tu vida un día en que el Sol brillaba más que nunca, en donde tus labios me hicieron escuchar una nueva música que me llegó a la profundidad que ahora descubro, una sonrisa tierna que no había encontrado en los largos viajes que mis piernas me hacían recorrer para buscar aquello que hoy he descubierto debajo de lo imposible.

¿Duermes....? Es la hora de volvernos a levantar para marchar a escuchar a nuestros sentidos, para reencontrar el dolor de unas piernas que han descansado en la cercanía de nuestros contornos, para volver a envolvernos en el personaje que escogemos para iniciar una nueva aventura en este escenario que nos enseña a llorar en la escuela de quiénes llegan para enredar los lugares que nos hacen valientes y poderosos.

¿Duermes....? Deja que te diga que cuando encontré tu primera mancha no entendía que pudiera llegar a desarmar la fuerza que tus manos hacían por luchar contra los vientos y mareas que encontrabas en aquellas calles que hoy ya no te escuchan, en aquellas praderas donde dejabas el aroma que ahora me envuelve en lo lejano de quien encuentro, sin esperar que vuelvas nuevamente porque te marchabas sin decirme el adiós que tanto sigo esperando.

¿Duermes....? Desde la eternidad tus ojos han dejado este mundo y ha llamado a mi puerta la soledad que ahora disfruto para escuchar cómo la cama ya no nos envuelve, como los brazos se quebraron ante aquellas manchas que terminaron de envolverte en aquella cajita lo que tanto encendía las mañanas en que corríamos juntos por unas calles que siguen esperando nuevos amores, nuevos despertares que completaran los destinos de quiénes se han quedados enganchados a una muerte sin sentido, a una muerte que nos llama cuando ya estamos preparados para viajar hacia la profunda experiencia del amor eterno.

¿Duermes.....?

Miguel José 

Publicado por Miguel José el 30 de Diciembre, 2009, 7:06 ~ Comentar ~ Referencias (0)


MI DESPERTAR - 29.12.2009

Espera un momento, son las doce de una nueva mañana y estoy pensando en viajar por tu cuerpo, transitar por las venas escuchando las células caminar en su loca aventura de encontrar el lugar adecuado para depositar su experiencia, sigo mirando los túneles que completan la gran red que ilumina la masa de músculo que envuelve los sonidos que escucho cuando estoy a tu lado en los largos viajes al amanecer.

Llego hasta el lugar donde el oxígeno llega a borbotones, donde se hinchan los alveólos cuando la función que no recuerdas escuchar completa el inspirar y expirar preciso para que el prana inunde todo lo necesario para que los ingredientes den vida a un organísmo que se completa con el trabajo bien hecho en la completa relaciòn de unos órganos que nos regalan lo que llamamos vida.

Salgo de las venas y doy la vuelta por los riñones, escucho el río de desechos que ya no sirven para llegar al mar que es el morir, al fondo de una vejiga que espera el momento oportuno para encender la luz que nos permita ir al aseo a depositar fuera de nuestro interior lo que llegó cargado de presentes, cargado de un silencio que ahora se apaga.

Paso por la parte de atrás de unos ojos que están mirando un gran mar, las olas me parecen distintas, las gaviotas se graban en la misma cinta que tus besos en aquella playa donde pudimos entender que habías dejado la estela que el cielo dejaba caliente para acercar unas manos que no se han separado desde que pudimos decirnos aquel te quiero.

Al cruzar por el oído puedo degustar el susurro de aquel primer encuentro donde tu risa componía una sinfonía que no había encontrado en ninguna canción que adornaba mi vida, y puedo mirar el archivo donde quedaron aquellas palabras que te entregaba para decirte lo que se quedó pegado en los lados de un corazón que calienta toda aquella sangre que te enriquece en los momentos en que tu y yo podemos escuchar sin que nadie entienda nuestras palabras.

Corro por tus pantorrillas saltando de pierna a pierna, de tobillo en tobillo, enredándome en los deditos de los pies que te mantienen, de los tobillos que hacen agacharte a recoger el rocío que amanece entre nuestros encuentros, para subir por un lugar que aposentas cada vez que el cansancio te deja enredarte en cualquier silla, en la profundidad de los sillones donde dejas tu cuerpo acceder al descanso merecido.

Juego a correr por tus brazos, por los nervios que no puedes contener cada vez que vuelves a encontrar los pensamientos que no te hacen feliz, cada vez que empiezas a dar las órdenes oportunas para que esos brazos me rodeen con toda la fuerta que la mente encuentra en saber quererme con los ojos abiertos, con esa fuerza de mujer que me inunda cada vez que vuelvo a viajar por tus entrañas.

Me acerco a lo mejor del viaje, a ver el grandioso templo que conforma tu corazón y entiendo que hayas podido encontrar el amor en cada respiración, en cada mirada al océano de tu tempestad, al cielo de tu sonrisa, a la tierra de tus pasiones para encender la nueva luz de una experiencia que comenzó en las alturas de unas montañas que nos construyeron los cuencos de vida que ahora podemos compartir en las ensaladas que nos enredan dentro del mismo plato para volver a recordar que somos todo, un todo que comienza cada día por encontrar la llave que abre nuestro despertar.

Te quiero y doy las gracias a quiénes participan en la sonrisa de escuchar unas palabras que han dejado de ser mías para poder entregarlas a quiénes han aparcado en está pagina y han dejado en el silencio su profunda entrega a mirar còmo las palabras encuentran un sentido en el corazón que nos escuha y en el alma que nos hace vivir.

Un beso, gracias,

Miguel José 

Publicado por Miguel José el 29 de Diciembre, 2009, 10:01 ~ Comentar ~ Referencias (0)


MI DESPERTAR - 28.12.2009

Aceptar es comprender que todo sucede en el momento preciso, que estamos viviendo el momento justo de completar una nueva experiencia, de ser responsables de nuestra propia vida, de saber que quiénes llegan a nuestra vida es para poder aprender una nueva aventura que nos envuelve en la historia perfecta que luego se escribe en ese libro que guardamos en el alma cada vez que venimos a disfrutar de un nuevo cuerpo humano.

Aceptar es la forma en como expresamos el amor incondicional a los demás, es ver que cada uno está viviendo su historia de la forma en como siente querer vivirla, es aceptarlos como son, sin juzgar, sabiendo que es lo correcto para ellos, que así llegaran a conocer la experiencia necesaria que les completará en el camino que les llevará de nuevo al origen.

Aceptar en entender que las situaciones no se producen por culpa de los que nos rodean, es realmente comprender que todo lo que estamos viviendo, que las personas que llegan a nuestras vidas no vienen a hacernos daños, no han arribado para arrebatarnos la felicidad, sino que somos nosotros los que hemos elegido su compañía para aprender algo nuevo que nos hará libres.

Aceptar es decir sí a lo que en cada momento podemos elegir, es entregarnos a nuestra propia decisión de tomar el camino que en cada cruce de caminos deseamos descubrir, es mirar a todos los lados y saber que lo que vamos a vivir es lo más necesario para que nuestro ser pueda abrir y cerrar las puertas que encontramos a ambos lados de un pasillo que encontramos cuando subimos las escaleras de una nueva planta.

Aceptar es ver a cada uno en una mirada distinta, en una armonía diferente, en un amor que encuentran al doblar cada esquina, sabiendo que yo puedo querer a quién no entiendo, porque al verle tal y como es puedo verme a mí mismo eligiendo la felicidad como camino, encontrando la alegría de continuar en el dolor que terminará por curarme de las heridas que imprimo sobre esta piel que me protege.

Aceptar es volver a llegar al mismo lugar después de haber dado las vueltas necesarias para perderme de nuevo, de llegar de un largo viaje para descansar en el prado verde que mañana se habrá convertido en lodo y cieno, en los valles que desaparecen de nuestra vista cada vez que andamos hacia delante sin volver la vista atrás, sin dejarnos nada en un pasado que sucedió para llegar al futuro disfrutando este presente que es el que realmente nos hace sentir el amor hacia mi propia naturaleza.

Aceptar en disfrutar en el jardín de las delicias que la divinidad ha colocado de forma diferente cada vez que nos asomamos a las laderas de esta personalidad que se adorna todas las mañanas con la misma colonia, con las mismas telas que guardan en armarios rellenos de una oscuridad para completar un nuevo personaje en pensar y escuchar, en hablar con los sonidos de un corazón que hoy vuelve a latir de nuevo entre estas manos que hablan de este ser libre.

Aceptar es daros las gracias por estar al otro lado escuchando el sonido de unas palabras acariciar esta hoja que ahora enmarca el sentimiento de haber encontrado los ojos que están al otro lado de un mismo presente, en el ser y estar de esté mensaje que encierro entre las cuatro paredes de un marco llamado Mi Despertar.

Gracias,

Miguel José

Publicado por Miguel José el 28 de Diciembre, 2009, 9:18 ~ Comentar ~ Referencias (0)


MI DESPERTAR - 27.12.2009

Hoy has pasado por mi vida y has encendido el alma, has traspasado el umbral que nadie puede caminar sin descalzarse, sin dejar el barro de una tierra que no limpian al nacer de nuevo tras los cristales de una ventana por donde solo llegan los pajarillos en la música que adorna cada nuevo despertar.

Llegaste a través de un espejo, dejaste los ojos cerrados para no encontrarte de frente y pude mirar con los párpados bajados aquellas caricias que puedo escuchar cada vez que tu nombre vuelve a aparecer en la mesa de aquella estancia donde nuestras huellas quedaron escritas para volver la página y caminar nuevamente descalzos con las palabras abandonadas en la soledad de el niño que vuelve nuevamente a nacer.

Te consideras mujer, pero se que tu masculinidad compensa la hermosura de un cuerpo que solo sirve para vivir tu propia experiencia, de unos pechos que son solo el lugar donde los recién nacidos reciben la primera toma de un nuevo mundo de sensaciones, donde las miradas confluyen sin entender porqué deseamos volver a nacer en la aureola que rodea aquella ternura de madre que toda mujer lleva dentro.

La construcción de un hombre para una mujer, de un cuerpo perfecto para poder ensamblar la enseñanza de completar la especie, de enredarnos en los juegos que nos hacen crecer al morir la pasión, que nos aumenta el sentimiento por dejarnos llevar por lágrimas que encienden los cerebros y enturbian las mentes para acceder a un enigma que no queremos resolver al quedarnos atrapados en nosotros mismos.

Tu cuerpo me envuelve en el deseo, tu alma me libera de la pasión para encender la hoguera de un amor que retumba en el universo en el centro de cada estrella, en los contornos de los agujeros negros que no escuchamos, en los redondeles de unas constelaciones que nos inundan cada vez que nuestras almas pasean juntas por el jardín que adorna nuestros encuentros.

No vivimos en el mismo barrio, ni en la misma ciudad, ni en la misma habitación que compartimos cada fin de semana, tampoco la cama nos aleja de quiénes no nos conocen, pero todos forman el compendio de un escenario donde nos colocamos tiernamente para compartir los presentes de cada monólogo, de los diálogos que nos hacen volver nuevamente a encender la mecha de una pólvora que nos hace explotar en la presencia de un Dios que envolvemos celosamente en este cuerpo que un día volverá a morir para emprender el viaje de la vida eterna, de la vida celestial en los trenes de alta velocidad que nos esperan en la misma travesía en que nos dejaron caer a través del tiempo de nacer tras morir allá, ves, cerca de las estrellas.

No se quién eres, ni tampoco como te llamas, ni mucho menos si eres hombre o mujer, pero te quiero, te he querido en el confín de los pasados, te quiero en este presente donde no habitas, y tequerré siempre que pueda salir de mi forma de hombre y navegar al frente de un alma despierta en este nuevo día cargado de Sol y vida.

Miguel José

Publicado por Miguel José el 27 de Diciembre, 2009, 10:51 ~ Comentar ~ Referencias (0)


 
Blog
-
-
Inicio
-
-
Sobre Mí
-
-
Mis fotos
-
-
Escribeme
-
-
-
-
-
Categorías
-
-
Cuentos [7] Sindicar categoría
-
-
Escritos procedentes de otras webs [10] Sindicar categoría
-
-
Humor [4] Sindicar categoría
-
-
Mi Despertar [2372] Sindicar categoría
-
-
Mi Despertar en el recuerdo [28] Sindicar categoría
-
-
Mi forma de hacer poesía [13] Sindicar categoría
-
-
Pensamientos [53] Sindicar categoría
-
-
Reflexiones [31] Sindicar categoría
-
-
Calendario
-
-
<<   Diciembre 2009  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    
-
-
Archivo
-
-
Enero 2023 [1]
Septiembre 2022 [2]
Marzo 2022 [3]
Enero 2022 [1]
Diciembre 2021 [1]
Noviembre 2021 [2]
Octubre 2021 [1]
Agosto 2021 [2]
Julio 2021 [1]
Junio 2021 [8]
Abril 2021 [1]
Marzo 2021 [5]
Febrero 2021 [6]
Enero 2021 [4]
Marzo 2020 [2]
Enero 2020 [3]
Diciembre 2019 [3]
Noviembre 2019 [1]
Octubre 2019 [1]
Septiembre 2019 [2]
Agosto 2019 [2]
Julio 2019 [2]
Junio 2019 [3]
Marzo 2019 [1]
Febrero 2019 [1]
Enero 2019 [1]
Diciembre 2018 [2]
Noviembre 2018 [1]
Octubre 2018 [3]
Septiembre 2018 [6]
Agosto 2018 [5]
Julio 2018 [1]
Junio 2018 [2]
Mayo 2018 [2]
Abril 2018 [3]
Marzo 2018 [3]
Febrero 2018 [2]
Enero 2018 [5]
Diciembre 2017 [2]
Noviembre 2017 [3]
Octubre 2017 [7]
Septiembre 2017 [5]
Agosto 2017 [1]
Julio 2017 [6]
Junio 2017 [1]
Mayo 2017 [6]
Abril 2017 [1]
Marzo 2017 [8]
Febrero 2017 [2]
Enero 2017 [7]
Diciembre 2016 [6]
Noviembre 2016 [5]
Octubre 2016 [1]
Septiembre 2016 [5]
Agosto 2016 [8]
Julio 2016 [8]
Junio 2016 [8]
Mayo 2016 [6]
Abril 2016 [2]
Marzo 2016 [4]
Febrero 2016 [5]
Enero 2016 [7]
Diciembre 2015 [7]
Noviembre 2015 [8]
Octubre 2015 [8]
Septiembre 2015 [16]
Agosto 2015 [7]
Julio 2015 [3]
Mayo 2015 [3]
Abril 2015 [11]
Marzo 2015 [15]
Febrero 2015 [16]
Enero 2015 [12]
Diciembre 2014 [12]
Noviembre 2014 [3]
Octubre 2014 [13]
Agosto 2014 [11]
Julio 2014 [11]
Junio 2014 [5]
Abril 2014 [4]
Marzo 2014 [5]
Enero 2014 [8]
Diciembre 2013 [11]
Noviembre 2013 [8]
Octubre 2013 [7]
Septiembre 2013 [3]
Agosto 2013 [9]
Julio 2013 [9]
Junio 2013 [1]
Mayo 2013 [7]
Abril 2013 [6]
Marzo 2013 [2]
Diciembre 2012 [7]
Noviembre 2012 [3]
Septiembre 2012 [8]
Agosto 2012 [9]
Julio 2012 [2]
Junio 2012 [11]
Abril 2012 [7]
Marzo 2012 [3]
Febrero 2012 [1]
Enero 2012 [3]
Noviembre 2011 [6]
Octubre 2011 [4]
Agosto 2011 [6]
Julio 2011 [7]
Junio 2011 [5]
Mayo 2011 [12]
Marzo 2011 [2]
Febrero 2011 [4]
Enero 2011 [19]
Diciembre 2010 [6]
Noviembre 2010 [5]
Octubre 2010 [12]
Septiembre 2010 [12]
Agosto 2010 [6]
Julio 2010 [3]
Junio 2010 [18]
Mayo 2010 [16]
Abril 2010 [17]
Marzo 2010 [14]
Febrero 2010 [10]
Enero 2010 [18]
Diciembre 2009 [12]
Noviembre 2009 [15]
Octubre 2009 [2]
Septiembre 2009 [5]
Agosto 2009 [15]
Julio 2009 [9]
Junio 2009 [18]
Mayo 2009 [13]
Abril 2009 [17]
Marzo 2009 [11]
Febrero 2009 [1]
Enero 2009 [6]
Diciembre 2008 [17]
Noviembre 2008 [10]
Septiembre 2008 [19]
Agosto 2008 [11]
Julio 2008 [5]
Junio 2008 [6]
Mayo 2008 [13]
Abril 2008 [9]
Marzo 2008 [22]
Febrero 2008 [25]
Enero 2008 [24]
Diciembre 2007 [18]
Noviembre 2007 [28]
Octubre 2007 [34]
Septiembre 2007 [39]
Agosto 2007 [11]
-
-
Sindicación
-
-
Artículos
Comentarios
-
-
MIS BLOGS
-
-
MI DESPERTAR EN FOTOS
-
-
Web amigas
-
-
WEB ESCRITORES
-
-

Blog alojado en ZoomBlog.com