shim


MI DESPERTAR
MIGUELJOSE


Artículos anteriores en Septiembre del 2009

Septiembre del 2009


MI DESPERTAR - 30.9.2009

Hubo una vez un armario lleno de muñecas, con los trajes más variados que te puedas imaginar, algunas de mirada triste, otras miraban a un infinito que no comprendían, cuerpos pequeños dejados en pequeñas estanterías o colgados de la pared con una punta de alfiler sabiendo que nunca podrían salir de aquella urna que las dejó en la exposición más preciosa que haya podido nunca contemplar.

Eran los sueños de una gran mujer, los regalos que recibía cada navidad como complemento a esa dicha de querer el juguete preferido, de haber escrito a unos Reyes Magos que hacían de su magia el lugar perfecto para conocer la niña interior que se abría en cada mirada, en el afán de poder colocarlas como ella quería, como sus manos acariciaban las melenas de un pelo que siempre quedaba perfecto.

Las nietas suspiraban por poder llegar simplemente a tocarlas, en su imagen quedaron aquellos momentos en que podían contemplar un gran patio de juegos fuera del alcance de sus manos, un lugar de cuentos de unas hadas que las transportaban a un mundo desconocido y habitado por el cariño que siempre brotaba de cada palabra.

El armario vivió muchos años con algunos retoques, en una esquina del pequeño salón que hacía de comedor y recibidor, de las miradas de propios y extraños que pasaban por el pequeño pasillo que daba lugar a escenas de cariño, dejando siempre una palabra para tal exquisitos regalos que cada año posaban ante las fotografias que en alguna velada se enredaban en algún albúm.

Llegó el momento en que aquel armario se vació, las muñecas se fueron en algún momento en que no supimos a donde marcharon, pero en el rincón del fondo quedó una de ellas, muy fea decía mi hija, pero sus ojos me enamoraron, la sonrisa cómplice de aquella mirada pudo con la ternura de levármela a mi casa, de lograr salvarla de los intentos imnumerables por tirarla a la basura, por estar siempre encima de la pantalla de un ordenador que la calentaba en los días de invierno donde su risa me centraba en el pensamiento de tu ausencia.

Una amiga la bautizó como princesa, pues nunca se me ocurrió ponerla nombre, y al marchar a mi propio destino la coloqué en el pie de la cama, en el centro de la pared que me despierta, desde donde contempla mis sueños, mis despertares, mis soledades, mis llantos y sonrisas, mis oraciones, y va fotografiando a quiénes pasan, a quienes vienen de vez en cuando, a las horas dejando un beso en su pequeño corazón, y contándome al oído que alguien le gusta mas que otros.

Sus pequeñas confesiones las lleva guardadas en esos ojos, en el vestido que lavo cada mes, en el pelo que consigo enderezar cuando la veo despeinada, en unas manos que levanta siempre para que la pueda coger cada vez que mi tristeza se refleja en su alegría, en la sonrisa que me hace ver mi propia risa, mi propio sentimiento, mi dolor y my rabia, siempre en aquellos momentos en que puedo ver como desde su silencio avanza lentamente para cerrarme los ojos en los sueños que compartimos desde hace ya varios años.

Ella es la muñeca escondida que parecía haber quedado sola, desamparada, sin nadie con quien poder compartir la creación de un pequeño ser que no tiene la vida en sus venas, pero que se ganó la grandeza de ocupar el trono en ese lugar desde donde siempre me saluda cada noche en el sonido de las sábanas que me cubren para el descansar de un nuevo día.

Gracias Princesa, gracias mamá por haberla olvidado.

Miguel José

Publicado por Miguel José el 30 de Septiembre, 2009, 9:43 ~ Comentar ~ Referencias (0)


MI DESPERTAR - 29.9.2009

Ángeles o almas.

No tengo miedo porque caminan a mi lado, son seres preciosos que me acompañan en cada momento, son el néctar de una esencia en la que somos parte de todos y de todo, y no me dejo llevar por la visión de aquellos monstruos que salen en las películas tan feos como nos los dejaron pintados en los recuerdos que dejo marchar, pues son nuestros propios miedos los que los crean y alimentan.

Hay veces que los siento sin saber cómo lo hacen, otras en que su olor llega a traspasar el umbral que nos separa, el pequeño espacio que me hace poder hablar con ellos en silencio, mensajes que puedo escuchar en las palabras de otro ser humano que nos dice una frase sin que se de cuenta de que lo está diciendo, carteles que nos dicen lo que en ese momento vamos pensando y que suceden para que estemos atento en disfrutar cada presente.

Nos quieren tanto que no llegamos a comprender que seamos iguales, nos dejan la tranquilidad de saber que al otro lado está la verdadera vida, la realidad de una inmensidad que somos, de los colores y olores que estamos construidos para que estemos ahora disfrutando de algo que ellos en este preciso momento no pueden acariciar, pero siempre están a nuestro lado para servirnos en un gesto precioso de un amor tan puro que nos cuesta mucho llegar a él.

Saben que esta vida que vivimos en este lado es para que podamos aprender de todo aquello que siempre hemos deseado en unos sueños que ya no recordamos, de unas lágrimas que brotan como la flor de aquellas semillas que se plantaron en el recorrido de las vidas que nos van acercando el verdadero Dios que comenzó a encender estas luces que ahora iluminan el espacio que va apareciendo a los ojos de un corazón que se deja llevar por la verdadera intuición que supone escuchar a quiénes nos protegen y nos aman.

Los quiero y amo en todo momento, sobre todo cuando siento su presencia, cuando me escuchan en la construcción de un silencio inmenso en el centro de cualquier situación, me transmiten mucha paz cuando dejo de entender todo lo que me rodea, mucho sentimiento que se incorpora a esos pensamientos que cabalgan desbocados por la mente que se aquieta en el instante en que observo cuando elijo ser feliz cada día, llegando a desaparecer el constante ir y venir de una conciencia que se expande hasta un infinito desconocido.

Es el gran amor que puedo compartir cuando puedo escuchar aquello que nunca he conocido y que aparece por primera vez para dejarme llevar por unas palabras que han llegado de sus labios, sabiendo que todos estamos en el mismo barco con los mismos marineros porque siempre, siempre están con nosotros para luego llevarnos por el puente hacia el lado que ahora desconocemos para volver juntos a disfrutar del amor eterno que está esperándonos a cada uno en nuestra vuelva al hogar.

                               Miguel José

Publicado por Miguel José el 29 de Septiembre, 2009, 8:30 ~ Comentar ~ Referencias (0)


MI DESPERTAR - 28.9.2009

La vida comienza cada mañana en la nueva oportunidad que se abre ante cada uno de los hombres y mujeres que caminan por los pueblos y ciudades de este mundo abierto sin final ni principio.

La vida comienza cada vez que nos sentimos culpables de habernos juzgado en los sucedos que no vemos como enseñanza de aquello que necesitamos completar para poder ir avanzando lentamente hacia esa muerte que nos haga nacer de nuevo.

La vida comienza cada vez que morimos al hombre o mujer que dejamos en relaciones de amistad, de trabajo, de pareja, de viaje, de domicilio, de ver la vida con sin ningún color para dejarnos llevar por el río de la vida que aparece después de cada tempestad.

La vida comienza cuando unas palabras han llegado al fondo de nuestro límite y lo ha partido en mil pedazos, encontrando un vacío que no podemos llenar con todos los objetos  que fuímos comprando para vivir una vida feliz.

La vida comienza cuando tú y yo dejamos el pasado y nos instalamos a vivir en el presente, sabiendo que el futuro es creación de unos pensamientos que nacerán si somos conscientes de que queremos seguir alimentando la búsqueda personal en donde la libertad es la base de cualquier amor.

La vida comienza en cada oscuridad que nos encontramos instalada en el trono del miedo, en la envídia de querer poseer todo aquello que no nos hace ricos, de querer ser mas que cualquier compañero de este lugar que se compone de agua en su mayor parte.

La vida comienza cuando nos despertamos cada día recibiendo el regalo de poder vivirlo como nosotros queramos en la libertad de poder elegir cada experiencia, cada minúto en que podemos observar que no hay nada que entender, que como los pájaros, solamente tenemos que dejarnos llevar para recoger nuestros regalos.

La vida comienza cada vez que encuentro una luz encendida, cada vez que me siento libre de poder elegir, cada imagen que brota de mi pensamiento en el faro interior que va liberando tantos miedos e inquietudes, dejando salir una ira y un odio que tuve que construir para poder vivir hasta que llegué a una muerte prematura que me hizo volver nuevamente al sendero que me llevará a mí mismo.

La vida comienza en este mismo instante en que el despertar hace de mi corazón la alegría de poder compartir con vosotros lo mismo que vosotros compartís conmigo, un amor inmenso y entrañable de poder mirar al frente sabiendo que hoy elijo ser feliz, por comenzar de nuevo a vivir los días y las noches desde el silencio de mi presencia.

Miguel José

Publicado por Miguel José el 28 de Septiembre, 2009, 6:34 ~ Comentar ~ Referencias (0)


MI DESPERTAR - 26.9.2009

A ti Miguel,

Aún sigue vivo en mi corazón aquellas carreras que contemplaba por la anchura de la nueva casa del pequeño que volaba con aquella sonrisa tan preciosa en esa vida que comenzaba en tu rostro cada vez que podías escaparte de unas manos que intentaban sujetarte para poder disfrutar como el maravilloso niño que llevas dentro.

Has crecido a lo alto y no se si algo a lo ancho, pero mi recuerdo sigue en aquella cama desde la que te podía hacer disfrutar de lo que un padre siente cada vez que quiere comerse a uno de sus chiquillos, en momentos que siempre viajaran conmigo en este corazón que se sujetó a tus dedos cuando llegaste a este mundo para hacernos disfrutan de tu ser.

Te escondes en la sonrisa de una mirada que se ha vuelto a perder, en el asiento de aquella cocina que nos entregaba a la pasión de unas miradas que encontrabas bajo el suelo que se derrumbó un día que no esperabas para verte en la soledad que no escuchas, aunque todo esto pueda parecerte distinto es el largo camino que empieza un nuevo día de esos que no encuentras en el calendario, es pues, la imagen que me queda de ti sin saber si es realmente cierto estas palabras, pero las siento muy de dentro y por eso quiero dejarlas tranquilas en este párrafo.

En el paso del tiempo aparecen las imágenes que se guardaron el la cámara que llevamos en nuestro cerebro, en las conversaciones que te hacían madurar sin saber que a mí también me hacían ver mi lado de hombre, en los llantos que te hacían morir de dolor cuando estaba junto a tu habitación para escuchar tus sueños.

En realidad se mucho de ti porque te sigo escribiendo en mi pensamiento, porque eres mi hijo y lo serás todo el resto de tu vida, y porque te sigo queriendo mucho aprendiendo de aquella madrugada en que te conocí en el regazo de tu madre para dejarme el amor de volver nuevamente a ser padre, y poder enredarme en las sábanas de una cama que nos atrapó para siempre al poderlas compartir durante los años que tuvimos el placer de crecer juntos en las mismas experiencias.

La vida da muchas vueltas y surgen momentos en que no entendemos lo que nos sucede, pero que realmente sucede, y es ahí donde nuestros caminos se separaron, donde ya no volví a habitar la misma casa que nos acariciaba, las mismas aventuras que comentábamos en aquella barandilla de una terraza donde podía escuchar en tu corazón el inmenso amor que llevas dentro, sabiendo que siempre estás en esa barandilla escuchando tu propio silencio.

Eres un ser precioso, un hombre hecho y derecho que aún le queda mucho por madurar, eres una fruta muy bonita que cuelga de ese árbol de la vida que nos va enseñando poco a poco los sinsabores que nos encontramos en cada esquina, comprendiendo que aún te queda tiempo para poder entender lo que creo que aún no ves con tus propios ojos, pues ese es el camino que aún te queda por andar como a todos en este proyecto de vida donde crecemos a medida que nos damos cuenta de aquello que tuvimos que vivir, sabiendo que era lo necesario para poder crecer en este proyecto de madurez humana.

Quería darte las gracias por estar tan cerca, por saber que en tus días y en tus noches recuerdas aquellas caricias que te hacían ser un niño sincero, un travieso juguetón que interpreta la vida tal y como la sientes, que te equivocas como los demás para aprender de la experiencia, que caminas con esa mirada que muchas veces te confunde, pero que te hace ser un hombre valiente, un perfecto chiquillo que sigue conteniendo los miedos e inseguridades que quizás no comprendas.

Es un placer que siempre siguas siendo mi hijo, la herencia de unos padres que me dejaron el placer de ser su hijo, la mirada a unos abuelos que crearon la generación de quiénes vamos completando los ciclos de la vida, para poder encontrarte algún día vestido de padre, o de marido, para ver que has subido un nuevo peldaño en este lugar desde donde te siento cada noche esas lágrimas que van haciendo de tu pecho el corazón más bonito que haya conocido, eso sí, igualito que el de tu hermana a los que tanto os quiero y escucho.

Un beso grandullón….

Tu padre, Miguel José

Publicado por Miguel José el 26 de Septiembre, 2009, 8:56 ~ Comentar ~ Referencias (0)


MI DESPERTAR - 25.9.2009

Disfrutar es cumplir un deseo, leía en un cartel esta mañana, es un mensaje que estando abierto al mundo puedo entender, encender una nueva luz que me permita llegar hasta el futuro cercano, silenciar aquellos pensamientos que me pierden en el taller de mis sueños, en la mesa de trabajo donde todos los días coloco aquellas oraciones que van desfilando lentamente para hacerme comprender nuevos horizontes.

La paciencia abre la puerta de un encuentro posible, de saber en la experiencia que no es buena la prisa, que se acelera el sentimiento cuando no llega aquello que esperamos, llegando a bloquear la situación y colocarnos en la alerta roja de un nuevo hundimiento sin salvavidas, por eso hay que encontrar en la paciencia aquella relajación, minutos que van dejando la tranquilidad de cada uno de los movimiento que mi propio cuerpo reclama.

Relajación es la medicina que no se recomienda en los anuncios, nos movemos dentro de un mundo de locura donde la prisa acelera aún más el ritmo cardiaco de quiénes padecemos el mal de una sociedad que no tiembla ante los biorritmos que nos componen nuevamente en el especio inmaduro de vivir lejor de nosotros mismos.

La fe es algo interior, es el convencimiento de que nos merecemos aquello que deseamos, la mirada de aquellos ojos que pudieron encontrar el mismo camino, el silencio de aquella espera que llegó en la madrugada donde tu cuerpo y el mío hablaron durante horas en aquella pequeña habitación donde llegó el principio de un compromiso que ahora deja la libertad de disfrutarte en la misma pantalla.

La confianza de saber que estamos dentro de nosotros mismos, el alma que nos completa va con nuestro cuerpo, muy dentro para no lastimarse al caer por cualquier precipicio, muy sujeto en algún lugar donde nadie puede acercarse, en el amor que encuentro cuando se calienta la zona donde mi propio corazón escribre cada mañana para poder escuchar el sonido de aquellos versos que voy componiendo en cada frase que llega desde el centro de control de esta gran nave.

Los compañeros de viaje acompañan desde su posición de amigos, hermanos, hijos, esposas, enemigos, conocidos, extraños, cobradores de caricias, acercandose lo necesario para poder encontrar en cada uno esa parte que está en mí, ese carácter que no aguando en alguien, esa caricia que quiero buscar donde no hay cariño, ese lenguaje que me aterra cada vez que me escondo en la misma gruta, la persona que duerme a mi lado y llego a considerarla extraña.

Llega el sueño y el deseo vuelve nuevamente a encender mis noches, va lentamente apareciendo en escenas que no llego a entender, en personas que se acercan cuando estoy solo en el centro de la cama, miradas de aquellos que no quiero volver a ver, de los que aún siento a mi lado y se fueron, de los que no me entienden y siguen por el camino de enfrente, los que se quedan en contra de mi propia voluntad, los escalofríos que siento al amanecer de un nuevo día dejando cerrado el sueño para que no salga nadie a ocupar la realidad que ahora me pertenece porque yo mismo la he creado.

Un nuevo despertar me deja en blanco, en el silencio de haber podido llegar hasta aquí por mis propios medios, de haber ascendido lentamente a este pequeño cerro sabiendo que al final llegaré a lo alto de la montaña desde donde iniciaré un nuevo camino a un lugar que ahora está esperando simplemente que empiece a aparecer en nuevos sueños.

Miguel José

Publicado por Miguel José el 25 de Septiembre, 2009, 8:26 ~ Comentar ~ Referencias (0)


 
Blog
-
-
Inicio
-
-
Sobre Mí
-
-
Mis fotos
-
-
Escribeme
-
-
-
-
-
Categorías
-
-
Cuentos [7] Sindicar categoría
-
-
Escritos procedentes de otras webs [10] Sindicar categoría
-
-
Humor [4] Sindicar categoría
-
-
Mi Despertar [2372] Sindicar categoría
-
-
Mi Despertar en el recuerdo [28] Sindicar categoría
-
-
Mi forma de hacer poesía [13] Sindicar categoría
-
-
Pensamientos [53] Sindicar categoría
-
-
Reflexiones [31] Sindicar categoría
-
-
Calendario
-
-
<<   Septiembre 2009  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     
-
-
Archivo
-
-
Enero 2023 [1]
Septiembre 2022 [2]
Marzo 2022 [3]
Enero 2022 [1]
Diciembre 2021 [1]
Noviembre 2021 [2]
Octubre 2021 [1]
Agosto 2021 [2]
Julio 2021 [1]
Junio 2021 [8]
Abril 2021 [1]
Marzo 2021 [5]
Febrero 2021 [6]
Enero 2021 [4]
Marzo 2020 [2]
Enero 2020 [3]
Diciembre 2019 [3]
Noviembre 2019 [1]
Octubre 2019 [1]
Septiembre 2019 [2]
Agosto 2019 [2]
Julio 2019 [2]
Junio 2019 [3]
Marzo 2019 [1]
Febrero 2019 [1]
Enero 2019 [1]
Diciembre 2018 [2]
Noviembre 2018 [1]
Octubre 2018 [3]
Septiembre 2018 [6]
Agosto 2018 [5]
Julio 2018 [1]
Junio 2018 [2]
Mayo 2018 [2]
Abril 2018 [3]
Marzo 2018 [3]
Febrero 2018 [2]
Enero 2018 [5]
Diciembre 2017 [2]
Noviembre 2017 [3]
Octubre 2017 [7]
Septiembre 2017 [5]
Agosto 2017 [1]
Julio 2017 [6]
Junio 2017 [1]
Mayo 2017 [6]
Abril 2017 [1]
Marzo 2017 [8]
Febrero 2017 [2]
Enero 2017 [7]
Diciembre 2016 [6]
Noviembre 2016 [5]
Octubre 2016 [1]
Septiembre 2016 [5]
Agosto 2016 [8]
Julio 2016 [8]
Junio 2016 [8]
Mayo 2016 [6]
Abril 2016 [2]
Marzo 2016 [4]
Febrero 2016 [5]
Enero 2016 [7]
Diciembre 2015 [7]
Noviembre 2015 [8]
Octubre 2015 [8]
Septiembre 2015 [16]
Agosto 2015 [7]
Julio 2015 [3]
Mayo 2015 [3]
Abril 2015 [11]
Marzo 2015 [15]
Febrero 2015 [16]
Enero 2015 [12]
Diciembre 2014 [12]
Noviembre 2014 [3]
Octubre 2014 [13]
Agosto 2014 [11]
Julio 2014 [11]
Junio 2014 [5]
Abril 2014 [4]
Marzo 2014 [5]
Enero 2014 [8]
Diciembre 2013 [11]
Noviembre 2013 [8]
Octubre 2013 [7]
Septiembre 2013 [3]
Agosto 2013 [9]
Julio 2013 [9]
Junio 2013 [1]
Mayo 2013 [7]
Abril 2013 [6]
Marzo 2013 [2]
Diciembre 2012 [7]
Noviembre 2012 [3]
Septiembre 2012 [8]
Agosto 2012 [9]
Julio 2012 [2]
Junio 2012 [11]
Abril 2012 [7]
Marzo 2012 [3]
Febrero 2012 [1]
Enero 2012 [3]
Noviembre 2011 [6]
Octubre 2011 [4]
Agosto 2011 [6]
Julio 2011 [7]
Junio 2011 [5]
Mayo 2011 [12]
Marzo 2011 [2]
Febrero 2011 [4]
Enero 2011 [19]
Diciembre 2010 [6]
Noviembre 2010 [5]
Octubre 2010 [12]
Septiembre 2010 [12]
Agosto 2010 [6]
Julio 2010 [3]
Junio 2010 [18]
Mayo 2010 [16]
Abril 2010 [17]
Marzo 2010 [14]
Febrero 2010 [10]
Enero 2010 [18]
Diciembre 2009 [12]
Noviembre 2009 [15]
Octubre 2009 [2]
Septiembre 2009 [5]
Agosto 2009 [15]
Julio 2009 [9]
Junio 2009 [18]
Mayo 2009 [13]
Abril 2009 [17]
Marzo 2009 [11]
Febrero 2009 [1]
Enero 2009 [6]
Diciembre 2008 [17]
Noviembre 2008 [10]
Septiembre 2008 [19]
Agosto 2008 [11]
Julio 2008 [5]
Junio 2008 [6]
Mayo 2008 [13]
Abril 2008 [9]
Marzo 2008 [22]
Febrero 2008 [25]
Enero 2008 [24]
Diciembre 2007 [18]
Noviembre 2007 [28]
Octubre 2007 [34]
Septiembre 2007 [39]
Agosto 2007 [11]
-
-
Sindicación
-
-
Artículos
Comentarios
-
-
MIS BLOGS
-
-
MI DESPERTAR EN FOTOS
-
-
Web amigas
-
-
WEB ESCRITORES
-
-

Blog alojado en ZoomBlog.com