shim


MI DESPERTAR
MIGUELJOSE


Artículos anteriores en Agosto del 2007

Agosto del 2007


MI DESPERTAR - 31.8.2007

Hoy se terminó aquello que tantos momentos nos llenó de ilusión.

Hoy comienza esos momentos tan esperados después de tanto esperar.

Hoy volvemos nuevamente a retornar a esos lugares de donde nos fuimos.

Hoy hacemos las maletas para volar junto a nuestros sueños.

Siempre recordaremos aquellos momentos junto a unas birras.

Siempre abrimos nuestra caja de vacaciones con ojos risueños.

Siempre llegamos cansados de descansar.

Siempre nos cansamos de esperar estos momentos.

Ayer apurábamos los últimos momentos de un día ya terminado.

Ayer dábamos carpetazo a los últimos trabajos que debíamos.

Ayer sentimos que el final ya había llegado.

Ayer tuvimos en nuestras manos los billetes que abren las vacaciones.

Mañana nos acordaremos de la playa, la montaña, Egipto, el crucero.

Mañana estaremos tumbados en la arena fina de aquella pequeña cala.

Mañana desayunaremos todavía con la mirada en aquel valle encantado.

Mañana subiremos al avión que nos llevará a cualquier destino.

Hace un año sucedió lo mismo.

Hace un año soñábamos con  las islas griegas.

Hace un año sentíamos que este sería mejor.

Hace un año aún faltaba mucho frío y calor, mucha lluvia y sequedad.

Todos sentimos una vez al año que volver es lo más importante.

Todos sentimos una vez al año que disfrutar es parte de nosotros mismos.

Todos sentimos una vez al año que recordar es parte de nuestra enseñanza.

Todos sentimos una vez al año que algo nuevo es siempre lo mismo.

Volvemos a nuestro sendero después de explorar lo desconocido.

Llegamos a lo desconocido después de vivir en lo conocido.

Volvemos contentos después de sentir la experiencia.

Llegamos a conocer aquello que un día nos recordará tantos recuerdos.

Un beso a todos los que habéis llegado, a los que os marcháis, a aquellos que no se han ido, a aquellos que ya volvieron y no recuerdan. Un beso lleno de amor y sinceridad porque volvemos a estar en el mismo entorno de hace un año. ¡Ah, recuerdos a un gran chaval, Vicente, por seguir ahí!.....

Miguel José

Publicado por migueljose54 el 31 de Agosto, 2007, 9:06 ~ Comentar ~ Referencias (0)


MI DESPERTAR - 30.8.2007

Hoy, como todos los días, ha sonado la hora del amanecer. El pequeño resplandor al fondo nos hace situar las cosas como han de ser colocadas. El Sol ya ha fichado y se está poniendo su traje dorado, ya se ha estirado varias veces y ha procedido a vaciar su tripita de todo el contenido que ayer cenó con aquellos amigos que suele ver dos veces por semana.

Pero el resto está entrando al trabajo, o algunos ya están preparándose para salir y acostarse lo más pronto posible. Es el caso de las estrellas que una a una se van despidiendo y marchándose en el autobús que las espera para ir distribuyéndolas en sus casitas calentitas.

Los pajarillos han llegado todos juntos y cada uno se ha colocado en su árbol correspondiente antes de empezar a cantar y corear esos murmullos con los que comienza cualquier amanecer, cualquier momento en donde el día de la semana es lo de menos.

Hoy no tocaba nubes, pues el día anterior les dieron una semana de vacaciones, y todas ellas habían convenido en preparar una fiesta al otro lado del lago, muy cerca de las montañas. Todas juntas iban a pasar unos momentos inolvidables pues muchas de ellas hacía semanas que no se veían y tenían tantas cosas que contarse.

Los árboles abren sus ojos lentamente, las flores comienzan a estirarse, el verde deja de llorar el rocío con el que todas las mañanas inunda los trozos de alfombra donde dejamos nuestros cuerpos soñar muchas tardes o incluso en esas noches de luna llena, donde la caricia de unas manos, o el beso de alguien muy querido, ha dejado un hueco en el pequeño tapiz....verde.

Las calles ya han sido colocadas, los edificios ya se han situado en sus respectivas calles, quizás algún despistado se haya equivocado de lugar, pero siempre antes de que la luz del día se coloca en posición, y siempre, siempre, estará en su sitio.

Todos los elementos de nuestro mundo, de ese trocito de terreno que pisamos todos los días, o donde hacemos nuestros quehaceres junto a esas personas con las que coincidimos tantas veces sin conocer, o incluso conociéndolas, compartiendo todo el cuadro perfecto que nos sitúa dentro de lo que llamamos rutina.

Es curioso como cuando dormimos, el resto también duerme, incluso algunos que no duermen simplemente descansan, pero al fin y al cabo todo se retira para que el nuevo día comience con la fuerza que sembramos el día anterior.

De esas semillas que plantamos, de odio hacia los demás, surgen tempestades. Del amor que compartimos con otros, surgen esos días maravillosos. De esas maneras en como vamos escribiendo en nuestra mente los pensamientos, vamos recibiendo cada mañana el regalo de un Sol que ilumina a todos, a los que se fijan en él y a quienes le ignoran.

En definitiva, todo comienza a funcionar para todos, los llamados buenos y malos, los llamados conscientes o inconscientes, los llamados sinceros o malvados, porque el Sol, la naturaleza, los pajarillos, el aire, el frío o el calor todas las mañanas se levantan antes que cualquiera de nosotros para repartir su tarea, para realizar con sinceridad el trabajo bien hecho que regalan a todos los que, de una u otra forma, conforman la foto de cada despertar.

Miguel José

Publicado por migueljose54 el 30 de Agosto, 2007, 9:48 ~ Comentar ~ Referencias (0)


MI DESPERTAR - 27.8.2007

Al fondo del pasillo una luz inmensa recubre todo lo que toca. La sombra va retrocediendo, sin saber que aquello que aparece a lo lejos es simplemente un torrente de luz, una forma intensa elimina cualquier oscuridad.

La oscuridad deja de serlo cuando el brillo intenso camina lentamente por esos metros que llenan el pasillo, esos metros incluidos dentro de la sencilla forma cuadrada que viaja a través del tiempo.

El tiempo no es lo más importante, el cuadrado por donde circula el inmenso haz de luz nos hace sentir aquello que antes no aparecía ante nuestros ojos, ante nuestra realidad, ante la verdad que conforma cada momento que disfrutamos, que odiamos, que vilipendiamos, que simplemente nos dejamos ser.

La luz impregna nuestros sentidos, porque en nuestro ADN figura esa manera de percibir los objetos, de comprender que cada uno de ellos es diferente por su color, por su forma, por su olor, por su sonido.

En cambio cuando la oscuridad impera dentro de aquel lugar que teníamos delante sin poder observar ningún centímetro con nuestros ojos, nos damos cuenta de cuantas veces caminamos en la oscuridad de aquello que no podemos siquiera percibir dentro de los golpes que recibimos al caminar por las sendas opacas de nuestro interior.

Dentro de nosotros impera el momento en que una luz, esa luz que tantos combinan en recordar cuando han sido actores en un accidente, en una enfermedad Terminal, en unos momentos en que nadie puede comprobar que aquello pudiera ser cierto.

Coinciden tantos en lo que parece ser una señal, coinciden muchos en lo que podría ser un patrón de respuesta, coinciden tantos en determinar que todo lo que ven es luz. Algunos lo combinan con colores, otros con sonidos, algunos con olores, pero todos añaden como ingrediente principal una luz.

Esa luz que todos queremos encender dentro del perímetro de ese interior que creemos pequeño, debajo de nuestra cabeza, cercano al corazón, un pequeño templo que imaginamos pudiera contener ese tesoro de nuestra respuesta a tantos interrogantes y que dentro de el camino oscuro hacia la luz no deja siempre los mismos sentimientos.

Cuando vivimos el día a día no nos da tiempo a pensar, y cuando queremos pensar no nos da tiempo a disfrutar, y cuando ni pensamos ni disfrutamos, creemos perder en un momento todo el trabajo que se comenzaba cuando recordábamos el principio. 

Al final todo llega en forma de no entendimiento, todo llega en forma de no comprender, todo llega en un momento en que el sentimiento del corazón invade locamente aquellos instantes en que nos creíamos perdidos y que al perdernos nos encontramos de nuevo con el principio que no hace más que hacernos dar vueltas a todo lo que nos quiere rodear.

Si bajamos de la noria, si llegamos a poner los pies en el suelo, si dejamos de volar con los ojos cerrados, podremos continuar encendiendo la luz de esos pasillos oscuros que simplemente nos conducen a esos demonios que cada uno tiene guardado y que nadie puede ver si no es precisamente con el brillo de su corazón en las tinieblas.

Miguel José

Publicado por migueljose54 el 29 de Agosto, 2007, 10:19 ~ Comentar ~ Referencias (0)


MI DESPERTAR - 24.8.2007

Estoy sentado frente al ordenador de la caja central de una tienda cualquiera, ubicado en una ciudad cualquiera, de la provincia que tu quieras imaginar, en una comunidad diferente, de un Estado llamado Grande, que se encuentra dentro de un continente llamado Europa, y que junto a otros continentes forman la masa de tierra que navega entre los océanos y mares que envuelve el planeta.

Todo lo que contiene esa bola azul está repartido en muchos, muchísimos lugares como pueda ser este, como pueda ser el lugar exacto desde donde escribo en un momento del tiempo que se resume en un día concreto, veintitrés, de un mes del calendario gregoriano llamado agosto, y de un número que correlativamente va pasando cada 365 días, y que cada cuatro años se suma un día más, al que le corresponde actualmente el número de 2007, después de la llegada de Cristo a la Tierra, según la religión mayoritariamente imperante en este Estado durante algunos cientos de esos años.

Tomemos una referencia concreta del tiempo para indicar que dentro del día hay unas subdivisiones de tiempo, para que pueda ser medido exactamente. El día se desglosa en la unidad mayor que son las horas, las cuales se componen de una cantidad de unidades menores, llamadas segundos, y entre cada una de ellas hay una subdivisión más pequeña que la superior y mas grande que la inferior que se denominan minutos.

Cada hora se compone de sesenta minutos, y cada minuto de sesenta segundos. Todo esto sirve para que haya medidores de esta manera de fraccionar la unidad que llamamos día, aunque también tenemos otra referencia que no se mide con los aparatos que llaman relojes.

Digamos que sin necesidad de utilizar esos aparatos que todos los seres humanos necesitan para saber la medida exacta de esa fracción en la que están en este preciso momento, hay otra forma de dividir el día y que no necesita ningún tipo de utensilio, pues verdaderamente lo podemos ver con nuestros ojos. Así a la parte de luz la llamamos día y a la parte oscura la llamamos noche.

Esto se refiere por la salida del Sol durante lo que llamamos luz, y la retirada del mismo daría lugar a la parte oscura del cielo que nos envuelve, a la masa de aire que tenemos encima de nuestras cabezas y que envuelve a esta esfera azul siendo transparente para nuestra vista.

Serían ahora mismo las ocho horas y treinta y ocho minutos con cincuenta y un segundos de lo que llamamos mañana, pero si fuera en el período llamado tarde se sumarían las cantidades de esa medida llamada hora, con lo cual serían las veinte horas y treinta y ocho minutos con cincuenta y un segundos, desde que comenzara el día a las cero horas.

Había olvidado que dentro de esa división que llamamos luz, hay otra subdivisión que se hace dividiendo todo ese tiempo en la mañana, que va desde la aparición de la luz a través del Sol que nace cada día por el horizonte, o línea que marca el lugar hasta donde alcanza nuestra vista.

La otra subdivisión la llamamos tarde y comienza desde que los seres humanos dividen el antes del almuerzo y el después del almuerzo (otro día podemos hablar del almuerzo, y podríamos denominarlo como el acto por el cual los seres humanos, en base a cuestiones biológicas, necesitan ingerir unos productos que solemos llamar alimentos, pues lo que hacen es nutrir el cuerpo en el que todos estamos envueltos).

Por tanto sería el día de luz dividido en mañana y tarde, y el día de oscuridad en noche. Son tres particiones. Lo que sucede es que cada Estado, cada cultura, cada zona puede elegir el horario en concreto, es decir poner una hora que haga de límite a un lado y al otro. Así sucede que muchas veces las doce horas en el período de luz la han llegado a denominar en estos lugares cercanos a donde estoy escribiendo como el medio día. Y en verdad sería el mediodía porque al tener veinticuatro horas cada día, cosa que había omitido anteriormente, la mitad serían doce.

La realidad de lo reseñado se entiende como ese sentir que muchas veces nos perdemos en dividir y en subdividir, en partir y fraccionar, en dejar que todo tenga una rectitud matemática, y no nos paramos a sentirnos, a vivirnos, a disfrutar de nosotros, a mirarnos al espejo y ver que somos seres transparentes que venimos a convertirnos en opacos para limpiarnos día a día y poder volver a resplandecer con la luz de nuestro interior.

Miguel José

Publicado por migueljose54 el 29 de Agosto, 2007, 10:18 ~ Comentar ~ Referencias (0)


MI DESPERTAR - 23.8.2007

..........................

Ahora si que podemos observar como los conejos de aquel valle saltan dando las gracias a aquella esfera rojiza que ilumina sus caminos, aquellas viejas ardillas que suben a los árboles para volver a recordar los lugares donde guardan aquellos manjares que en invierno les sirven para festejar esos paseos cortos por la nieve blanca que envuelve los lugares cálidos de esas noches de verano, aquellos pájaros de colores que completan los cielos, e inundan de cánticos aquellos árboles sedientos de su música.

                  

El agua cristalina, la tierra oscura, el fuego ardiente  y al aire en su libertad, son los cuatro elementos que dibujados en un jardín componen la esencia de vida, componen los instrumentos para poder dotar de movimiento aquel paisaje soñado, de un sueño donde los colores, los olores, los sonidos, los silencios, envuelven de alegría el momento en que el caminante se detiene a observar el camino recorrido.

Pocas personas acuden a la llamada de ese trozo de naturaleza, de ese cuarto y mitad de paraíso terrenal, de ese medio kilo de belleza contenida en unas hectáreas de un terreno fértil y vivo, de un terreno abonado por la sabiduría de aquellas rocas que rellenan el verde, de un pequeño río que desahoga a esos montes rellenos de árboles la lluvia fina y tibia que los otoños completan aquellos lugares.

Son nubes oscuras las que ennegrecen aquellos amaneceres de unos otoños largos, son nubes blancas las que rellenan el cielo que inspira aquellas nieves de invierno, son nubes transparentes las que descargan sus aguas en aquellas primaveras donde las flores van pintando un color en cada maceta de unas praderas alimentadas por el abono de las semillas que quedaron atrapadas en el verano en las patas de aquellos insectos que llamaban a sus puertas para recolectar la miel fresca que ahora muchos tenemos guardada en las estanterías o en lugares frescos de nuestras cocinas.

Cuando nieva, el silencio del invierno se traslada por todo aquel conjunto de imágenes, la blancura del fino algodón que se endurece para formar los hielos que atraparan el agua hasta el mes de marzo, cubre toda la espesura de aquel pequeño valle, es la antesala de una navidad en la soledad de un lugar tranquilo.

Grande como una inmensidad es aquel pequeño lugar donde todo ha ido colocándose minuciosamente por la mano creadora de la naturaleza. Grande como un castillo es aquel conjunto que compone una de las más bonitas imágenes que la humanidad se pierde todos los días.

Vivir es imaginar un pequeño valle en nuestras vidas, vivir es componer todos los días la canción de la naturaleza, vivir es comprender que unas plantas puedan tener movimiento, unos sencillos animales puedas petrificarse ante la belleza de unos prados, o que las montañas puedan hacer correr todos los días unos metros las sombras que proyectan durante el camino que recorre aquella esfera dorada y brillante que anima a salir de su escondite a las sombras.

Y al final, en el término de aquel pequeño paraíso donde os he llevado a viajar con la imaginación que cada uno crea en su mente, os dejo la semilla de aquel instante en que un valle fue un simple proyecto, una simple visión de alguien que pasaba por un camino en el ahora en que su cabeza contempló la sencillez que unos elementos que forman un todo, de un puzzle donde se puede ver oler la belleza de muchos lugares que todos los días sabemos que existen pero nadie, nunca, nunca, nos ha hablado de ellos.

Miguel José

Publicado por migueljose54 el 29 de Agosto, 2007, 10:16 ~ Comentar ~ Referencias (0)


 
Blog
-
-
Inicio
-
-
Sobre Mí
-
-
Mis fotos
-
-
Escribeme
-
-
-
-
-
Categorías
-
-
Cuentos [7] Sindicar categoría
-
-
Escritos procedentes de otras webs [10] Sindicar categoría
-
-
Humor [4] Sindicar categoría
-
-
Mi Despertar [2372] Sindicar categoría
-
-
Mi Despertar en el recuerdo [28] Sindicar categoría
-
-
Mi forma de hacer poesía [13] Sindicar categoría
-
-
Pensamientos [53] Sindicar categoría
-
-
Reflexiones [31] Sindicar categoría
-
-
Calendario
-
-
     Agosto 2007  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   
-
-
Archivo
-
-
Enero 2023 [1]
Septiembre 2022 [2]
Marzo 2022 [3]
Enero 2022 [1]
Diciembre 2021 [1]
Noviembre 2021 [2]
Octubre 2021 [1]
Agosto 2021 [2]
Julio 2021 [1]
Junio 2021 [8]
Abril 2021 [1]
Marzo 2021 [5]
Febrero 2021 [6]
Enero 2021 [4]
Marzo 2020 [2]
Enero 2020 [3]
Diciembre 2019 [3]
Noviembre 2019 [1]
Octubre 2019 [1]
Septiembre 2019 [2]
Agosto 2019 [2]
Julio 2019 [2]
Junio 2019 [3]
Marzo 2019 [1]
Febrero 2019 [1]
Enero 2019 [1]
Diciembre 2018 [2]
Noviembre 2018 [1]
Octubre 2018 [3]
Septiembre 2018 [6]
Agosto 2018 [5]
Julio 2018 [1]
Junio 2018 [2]
Mayo 2018 [2]
Abril 2018 [3]
Marzo 2018 [3]
Febrero 2018 [2]
Enero 2018 [5]
Diciembre 2017 [2]
Noviembre 2017 [3]
Octubre 2017 [7]
Septiembre 2017 [5]
Agosto 2017 [1]
Julio 2017 [6]
Junio 2017 [1]
Mayo 2017 [6]
Abril 2017 [1]
Marzo 2017 [8]
Febrero 2017 [2]
Enero 2017 [7]
Diciembre 2016 [6]
Noviembre 2016 [5]
Octubre 2016 [1]
Septiembre 2016 [5]
Agosto 2016 [8]
Julio 2016 [8]
Junio 2016 [8]
Mayo 2016 [6]
Abril 2016 [2]
Marzo 2016 [4]
Febrero 2016 [5]
Enero 2016 [7]
Diciembre 2015 [7]
Noviembre 2015 [8]
Octubre 2015 [8]
Septiembre 2015 [16]
Agosto 2015 [7]
Julio 2015 [3]
Mayo 2015 [3]
Abril 2015 [11]
Marzo 2015 [15]
Febrero 2015 [16]
Enero 2015 [12]
Diciembre 2014 [12]
Noviembre 2014 [3]
Octubre 2014 [13]
Agosto 2014 [11]
Julio 2014 [11]
Junio 2014 [5]
Abril 2014 [4]
Marzo 2014 [5]
Enero 2014 [8]
Diciembre 2013 [11]
Noviembre 2013 [8]
Octubre 2013 [7]
Septiembre 2013 [3]
Agosto 2013 [9]
Julio 2013 [9]
Junio 2013 [1]
Mayo 2013 [7]
Abril 2013 [6]
Marzo 2013 [2]
Diciembre 2012 [7]
Noviembre 2012 [3]
Septiembre 2012 [8]
Agosto 2012 [9]
Julio 2012 [2]
Junio 2012 [11]
Abril 2012 [7]
Marzo 2012 [3]
Febrero 2012 [1]
Enero 2012 [3]
Noviembre 2011 [6]
Octubre 2011 [4]
Agosto 2011 [6]
Julio 2011 [7]
Junio 2011 [5]
Mayo 2011 [12]
Marzo 2011 [2]
Febrero 2011 [4]
Enero 2011 [19]
Diciembre 2010 [6]
Noviembre 2010 [5]
Octubre 2010 [12]
Septiembre 2010 [12]
Agosto 2010 [6]
Julio 2010 [3]
Junio 2010 [18]
Mayo 2010 [16]
Abril 2010 [17]
Marzo 2010 [14]
Febrero 2010 [10]
Enero 2010 [18]
Diciembre 2009 [12]
Noviembre 2009 [15]
Octubre 2009 [2]
Septiembre 2009 [5]
Agosto 2009 [15]
Julio 2009 [9]
Junio 2009 [18]
Mayo 2009 [13]
Abril 2009 [17]
Marzo 2009 [11]
Febrero 2009 [1]
Enero 2009 [6]
Diciembre 2008 [17]
Noviembre 2008 [10]
Septiembre 2008 [19]
Agosto 2008 [11]
Julio 2008 [5]
Junio 2008 [6]
Mayo 2008 [13]
Abril 2008 [9]
Marzo 2008 [22]
Febrero 2008 [25]
Enero 2008 [24]
Diciembre 2007 [18]
Noviembre 2007 [28]
Octubre 2007 [34]
Septiembre 2007 [39]
Agosto 2007 [11]
-
-
Sindicación
-
-
Artículos
Comentarios
-
-
MIS BLOGS
-
-
MI DESPERTAR EN FOTOS
-
-
Web amigas
-
-
WEB ESCRITORES
-
-

Blog alojado en ZoomBlog.com