El Blog

Calendario

<<   Julio 2015    
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

MI DESPERTAR - 1.7.2015

Por Miguel José Carbajosa Gómez - 1 de Julio, 2015, 16:58, Categoría: Mi Despertar

Seguro que la puerta está preparada para dar de nuevo un salto, son menos de las cuatro de una tarde de calor y los teléfonos duermen la siesta, el lugar está tranquilo inmerso en ese pequeño sueño después de la comida, donde los postres siguen a la espera de llegar a la digestión, unos alimentos que se unen para compartir los elementos necesarios para que el cuerpo pueda obtener su beneficio, un beneficio sin interés a cuatro años ni a plazo fijo.

Los jugos gástricos emplean todo la energía posible en cumplir con su cometido, en tantos años no ha ocurrido ninguna huelga en el lugar, siempre operan con la misma entrega, digamos que cumplen sin necesidad de vacaciones ni tampoco de rencores por haberle llenado hasta más allá de los límites, eso sí, como orgánico que es si hay una fuerte saturación cumple con la función de hacernos devolver y dejarnos en una calma para recuperar de nuevo las constantes de la vida.

Algunos compañeros se ríen, manifiestan que su pasión por comer va muy por encima de los resultados que les producen dolor de espalda, fuertes dolores de cabeza en algunos momentos, incluso malestar general por no entender que esto es un mensaje de la anatomía, de la estructura celular de un cuerpo que no nos pertenece, nos lo regalaron y en él podemos conseguir una experiencia diferente a cualquier otro grado de sabiduría.

Somos ajenos a todo esto que sucede dentro de nostros, cambiamos de perfume para oler mejor, y no somos capaces de cambiar de zapatos que nos hacen dolores en los pies, heridas que incluso se pueden infestar y hacer que las fuentes internas del cuerpo se pongan en aleta roja, claro que siempre estamos esperando que la salud siga su curso, pero la salud es también cuidarse desde fuera, entender que el cuerpo tiene una forma y un cableado que supone mantener las reglas no escritas ni publicadas en los mejores diarios del país.

Cuídate y mantén tu atención en lo que haces para que en algún momento entre la enfermedad de nuestra mente, en la razón que no comprende lo que es dialogar con las células, de que cada color que el cuerpo va registrando nos delata lo que en realidad está sucediendo dentro, en las profundidas de esa carne que se inyecta de la sangre roja que nos nutre y nos hace vivir estos momentos mirando a una pantalla en silencio.

Miguel José Carbajosa Gómez

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

MI DESPERTAR - 30.6.2015

Por Miguel José Carbajosa Gómez - 30 de Junio, 2015, 13:04, Categoría: Mi Despertar

Otro verano está llamando a la puerta, con los nudillos penetra lentamente en esa luna que cada día se agranda y luce en el explendor del a noche, de los nuevos oleajes de un mar que me llama, un mar que enciende las olas para acariciar esta piel que dibuja su contorno, un mar lleno de calor entre la soleada estación que nos protege y un viento que hace sudar hasta las piedras.

Cerramos otro medio año entre las llegadas a las estaciones en las que nos esperan tranquilidad y reposo, pero también alentamos un oleaje entre las masas y las propiedades de tal medicina se potencian en lugares destinados a reservar la pasión por disfrutar entre hermanos, hermanos que en algunos casos no comprenden que con la violencia se puede llegar a un callejón sin salida y tornar de nuevo a los modales de la Edad Media, si aquella en la que la vida no tenía valor sino solamente nos hacía vadear los pantanos en misiones imposibles.

El Mundo entero se pierde en guerras, en los lugares donde la batalla no se libra entre explisiones y disparos surgen voces que intentan recordar el pasado que el ser humano sigue repitiendo entre todos los mensajes, salir de esta espiral de dolor, una espieral alimentada por muchos intereses ocultos, por muchos modos de poder entre los que se pierden las redes, se aumentan las cámaras y se desprotegen a los seres humanos que somos los que ahora estamos al pie de una guerra inexplicable.

Intereses económicos u otra forma de hacer una guerra, intereses sociales o también una habilidad para conseguir llegar más lejos los pocos que aumentan su posición al frente de estos ejércitos, algunos en los bancos que sueñan con distribuir entre pocos el valor de los muchos, seguro que esto está grabado en manuales que podrán descubrirse en una nueva ola de cambio, pero hasta la fecha negociamos siempre en los bandos perdedores con la vida, la salud y el resto de derechos que siguen desapareciendo como los millones en las redes sociales.

Miguel José Carbajosa Gómez .

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

MI DESPERTAR - 29.6.2015

Por Miguel José Carbajosa Gómez - 29 de Junio, 2015, 9:24, Categoría: Mi Despertar

Ruedas por los mensajes que encuentras entre tus manos, la mirada se pierde en uno que esperabas hace cinco años, aunque no está remarcado como importante tu corazón se detiene unos segundos, los ojos no entienden las palabras que se unen dentro de las líneas que ocupan toda la pantalla, sabes que el mensajero murió hace algunas fechas, que su corazón ya no late y que seguramente estará en algún lugar donde no imaginas

Pero lo escuchas con los oídos de pensar, tus sentimientos se remueven como las aguas de un lago en plena tormenta, puedes dirigir tu mirada a una de las palabras que se esconden en el texto, dibujas con tu imaginación la escena con todos los colores que siempre guardas en tu cartera, es la hora en que llegó la confirmación de unos besos que salieron hace mucho tiempo de tu fábrica, de los momentos en que estabas en le ceguera de eso que inunda todo el cuerpo.

El amor de nuevo vuelve a tus venas, lo habías dejado en la nevera de tus recuerdos, frío por fuera para que no vuelve a derretirse en ningún calor que pueda recibir de un nuevo flechazo, duro como el hielo que congela las aguas dentro de sus pequeños recipientes, y no quieres sacarlo a la mesa, ni tan solo te acercas a la cocina para que no puedas abrir la puerta que deje salir tanta maravilla que ajustaste en los pocos grados del congelador.

Estoy escuchando tu escena, veo como evitas mirarme a la cara para que no descubra en tus ojos la verdad de lo que sientes en este segundo de tiempo, te encuentro de un color diferente a cuando me dices la verdad, cuando te vuelves traslúcido y transparente en las conversaciones, respeto el momento que has encontrado, dejo que el silencio pueda hacerte recorrer todas las palabras del texto que intentas aprender en la memoria, en los gritos profundos que salen de tus venas, en la angustia que apenas se fue vuelve de nuevo para recordarte el compartir que siempre me has enseñado.

Salgo de tu cercanía y respeto tu momento, entiendo que todo esto hace mucho que esperabas y que ha llegado el tiempo en que tendrás que decidirte, sentir que realmente puedes volver a sacar el corazón del armario, descongelar el amor que escondiste fuera del alcanze de tus debilidades, que recordarás cuando hagas el amor que todo se revuelve y la fuerza que llevamos dentro puede convertirnos en los seres humanos que alguien ideó en la construcción de la especie, del universo, de la vida en ese aliento que todos los días nos regala la especialidad que nadie conoce.

Miguel José Carbajosa Gómez

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

MI DESPERTAR - 26.6.2015

Por Miguel José Carbajosa Gómez - 26 de Junio, 2015, 12:06, Categoría: Mi Despertar

Te imaginas un mundo sin vida, una escena en la que todos los elementos siguen el mismo juego, en donde el movimiento no existe ni tampoco el crecimiento, solo un paisaje que siempre se mueve en el mismo círculo, como las imágenes de la luna en que sigue intacto los huecos donde los meteorítos llegan a chocar en las noches oscuras.

Sin vida tampoco puedo ver agua, ni siguiera esos horizontes que pululan de un lugar a otro, es como si los valles quedaran helados, como si todo lo que a nuestro alrededor se mueve llegara en un momento a desaparecer, cambiar de color y quedara los resíduos de algo que fue pero que ahora dejó su lugar a un frío desconocido, a un calor que impregna todo de un color oscuro.

No se enloquecer en las nochas de miedo, pues siento que dentro de cada escucha puedo verme vivo, una imagen que se deshace como el hielo en agua, como el fuego en ceniza, como el agua en pequeñas gotas que ascienden a un cielo azul desde el que volverán de nuevo a su lugar.

Empaparán la tierra seca, dejarán la huella en los ríos que inundarán la seca pradera, continuarán dejando en su velocidad el olor a tierra mojada, el sabor de un momento que puedo ver a lo lejos, muy desconocido en este momento que miro a mi alrededor y nada se mueve, ni siquiera las olas de un mar que desapareció en las tinieblas en que hemos convertido el futuro.

Podremos algún día llegar hasta este escenario, será posible que todo el regalo de nuestra vida se convierta en esa muerte, en esos lugares desde los que recordar en la historia de la creación que alguien pasó por allí y dejó el rastro que ahora podemos seguir en el silencio, en el recodo de cada una de las llamas del fuego que sirvió todo en bandeja.

Miguel José Carbajosa Gómez

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

MI DESPERTAR - 25.6.2015

Por Miguel José Carbajosa Gómez - 25 de Junio, 2015, 9:20, Categoría: Mi Despertar

Vienes a mi lado para acariciar la piel que recubres en nuestros encuentros, enciendes la luz que espera el calor de unos besos en los que imprimes tu sello, esa mirada entre los párpados en donde alojas el cariño que tus ancestros guardaron lentamente en tus recuerdos, en aquellos cuentos que sigues contando alrededor de tus nietos, muchachos que siguen esperando tu respiración, tu calor entre las sábanas que tejías cuando esperabas el matrimonio que te hizo encumbrar la forma de madre.

Sientes como abuela el atractivo que la edad imprime en tus colores, esos bellos lunares que recorren la historia de tus años, las caminatas que aparcabas después de muchos kilómetros respirando el aire de las montañas, la nieve por la que resbalan los pensamientos que suman días enteros encontrando la muralla, esos árboles que crecen en las laderas, esas praderas entre las que resbalan los rios caudalosos que siguen vertiendo sus aguas a un mar azul que esconde de nuevo la vida para renacer de nuevo en las tormentas.

Escucho tus historias como los niños que se aparejan entre las pequeñas banquetas a tu lado, en esa pequeña cocina negra de un humo que cocinaba los manjares de aquellos años donde la historia fue escribiendo en blanco y negro la fuerza de unos seres que trabajaban en el límete del Sol, antes de que la luna se marchara a sus aposentos, dentro de los campos que rugían de la tierra los frutos en las huellas de unas manos duras, unas manos rayadas por los dolores de cada cosecha, sembrando aquellos frutos que pudieron calmar la sed de quiénes vivían en lugares escondidos en los mapas.

Sabías que tus cuentos tienen un mensaje, pero tu cultura no sabe que tu mirada revela tu sencillez, esas palabras que suenan detrás de los guiños, entre la simpatía que tus ojos construyen siempre los bocadillos impregnados de mucho amor, de una sed de cariño que siempre traías entre tus ropas, en esos bolsillos en los que escondías los caramelos que endulzaban las pequeñas figuras que se encontraban a tu paso, abuela que figura entre los mejores premios nobel, entre los ganadores de tantos oscar sin necesidad de haber rodado ninguna película.

Son los fotogramas que pasean por tus imágenes los que construyen la historia de tu vida, la sinrazon de haber dado tantos escenarios desde los que sabías como actuar, en esos momentos en que los odios de muchos hombres y mujeres destruían los contornos de algunos países, los fundamentos de tu religión, de la filosofía que has dibujado es el mejor regalo que todos hemos podido aprender, que siempre estará presente en la imagen que sigue encendida en mi mesa, de verte de nuevo cuando la luz ilumina la habitación y darte los buenos días por haber empapado mi vida, por habes construido esa verdad que estuvo presente siempre que aparecías entre nuestros despertares.

Miguel José Carbajosa Gómez

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com