El Blog

Calendario

<<   Octubre 2014    
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

MI DESPERTAR - 24.10.2014

Por Miguel José Carbajosa Gómez - 24 de Octubre, 2014, 8:54, Categoría: Mi Despertar

Eres blanca como la luna encendida en la oscuridad de unos besos, tienes la mirada escondida entre los párpados que cierran las puertas a la escucha, tus labios esperan tranquilamente una frase que viene por las venas después de dar la vuelta a todo tu cuerpo, tus manos sienten la primavera que pasó por aquella montaña en el color de la piel.

Descanso sobre tu mente en los recodos que me acercan a unos pensamientos que no son míos, que pasaron tan deprisa que ni siquiera dejaron tu nombre, tampoco el perfil desde el que asomarme a tus paseos, unos pies que corrieron detrás de un cuerpo que aún sigue humedeciendo mi pasión.

Eres un sueño despierto, sentado en la nube oscura que pasea por el valle escucho el sonido de tus pisadas, me dejo llevar por los ojos que un día el corazón dejó salir de mi cuerpo y puedo verte volar por entre los árboles, esconderte en la fina línea que compone un río que pasa por entre las casas que se construyeron para vivir juntos.

No me dejas nada a cambio, quizás nada tuvo que intercambiarse entre nosotros, puede que el sueño de nuestra primera cita esté ya borrado de tu mente, seguro que algo pasó que ninguno de los dos entendimos y por ello ahora estamos de nuevo en la parrilla de salida hacia un nuevo futuro.

Futuro es algo por realizar, algo que nos llevará o no a encontrarnos y estoy seguro de que el futuro tenemos que seguir creándolo, no puedo verte ahora desde la nube porque un túnel esconde tu silueta, una oscuridad que hace desconocer por donde estará la salida, una salida que seguro será para los dos el punto de encuentro quizás en el nunca jamás.

Miguel José Carbajosa ´Gómez

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

MI DESPERTAR - 23.10.2014

Por Miguel José Carbajosa Gómez - 23 de Octubre, 2014, 8:12, Categoría: Mi Despertar

Te encontré entre la arena de una playa contando los pasos necesarios para encontrarme con las olas, estabas recubierta de las pequeñas piedrecitas en que descompone el fino polvo que esconde muchos tesoros diferentes, sabías que serían mis manos las que te sacaran de aquella marea y dentro de tu corazón la alegría comenzaba a escucharse en la dureza de tu piel.

Me senté entre las olas y veía todo tu rostro, te daba vueltas y vueltas para encontrar un significado y me introducía por todos tus poros, lentamente quitaba algunas manchas que se fueron con el agua, la sal que produce el roce de los vaivenes de aquí para allá me hacían sujetar el cuerpo al suelo para no perderte de mis manos.

Antes de volver a descubrir el baño en mi piel decidía guardarte en mi mochila, te aceptaba como compañera y escuchaba en tus colores el viaje que llevas en tu espalda, un viajar por las profundidades de un mar que nos protege, un mar que nos llena de ese cariño cuando despierta por las mañanas y se va a dormir por las noches.

Hoy el sol estaba empujando las nubes para poderte ver, quería saber porqué tantos colores, porque en mis manos parecía un arcoiris infinito, sabía que nos habíamos encontrado y que desde este momento en un caminar inmenso sentía haber completado un nuevo ciclo, un volver a empezar entre los algodones de una esfera que nos hace encontrar ese jardín todos los día.

Llegamos a casa y has encontrado un lugar privilegiado junto a la mesilla donde los sueños esperan a que cada oscuridad encienda ese privilegio de seguir adelante con la firme determinación de despertar a la verdad, verdad que cada uno lleva dentro y que juntos podemos compartir este precioso viaje que comenzó desde la orilla de una playa del mar tranquilo que nos protege.

Miguel José Carbajosa Gómez

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

MI DESPERTAR - 22.10.2014

Por Miguel José Carbajosa Gómez - 22 de Octubre, 2014, 17:41, Categoría: Mi Despertar

Alejarse del miedo es abrir las ventanas de la vida, encontrar el espacio de la libertad que nos contiene, descubrir que hay otras opciones por las que poder respirar, por las que encontrar el camino que todos los días nos abre de nuevo esta maravilla que es disfrutar, encendiendo un alma que nos acompaña en cada veinticuatro horas de regalo

Es importante saber que todo lo que pensamos se hace cada vez, más grande, que somos los dueños de que un miedo se pueda pasear por la incosciencia, que veamos la oscuridad entre la luz del día y que en muchos casos sintamos que no somos capaces de salir de ese callejón, pues la salida la ocultamos, dejamos que la niebla que se construye en los ojos nos borre todo horizonte.

Cuantas veces he aprendido a refugiarme entre los brazos por miedo a, por temer con gestos alguna decisión o escena en la que hacía enemigo a una persona que en ningún momento sentia querer hacerme daño, es más, podía observar como sus ojos brillaban y ese amor que traía entre sus palabras hacía que pudiera comprender todo el guión que en su momento había repetido mil veces.

Una sonrisa alumbra las tinieblas donde nos escondemos, la muerte avisa con su reflejo el poder de volver a comenzar, siento mi cuerpo sobre tus hombros para asomarme a los vacíos por donde otros llegaron hasta el final, un final que algunos interpretan como un terminar para siempre, un final que no conocemos como principio porque nadie ha vuelto para contarlo.

Juntos caminamos dejando el miedo en las aceras, en los bordes de las palabras, en los abrazos que dejaron en la lejanía el lugar por donde no volvemos a pasar, por donde los cuentos saciaron el hambre intantil que sentimos al llegar hasta nuestra orilla adolescente, mira a tu alrededor y aleja tus miedos dentro de la escena en la que te encuentres en el presente.

Miguel Jose Carbajosa Gómez

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

MI DESPERTAR - 21.10.2014

Por Miguel José Carbajosa Gómez - 21 de Octubre, 2014, 16:52, Categoría: Mi Despertar

Equilibrio navega en mi mente, una palabra que me despierta entre los algodones de aquellos sueños donde una mujer entregaba su vida dedicando sus minutos al cariño de un pequeño juguetón, esas manos que me rellenaban, calentaban y suavizaban las risas y lágrimas que el devenir de los día construía una personalidad desde la que descubrir lo que llaman vida, vivir desde la fuerza de una mirada y entre las caricias de una sonrisa.

Llamo a la puerta ahora que la siento muchas noches seguir arropándome, encontrar en ella el rostro que nacerá entre unos labios, el susurro de estos silencios que abren la noche antes de poder encontrar la luna pasear entre las estrellas, seguir caminando en la oscuridad para descubrir los besos que siempre encienden las emociones de aquella mujer que se permitió ser libre.

Una libertad a su manera de entender los condicionamientos, de aprender a saber lo que buscaba debajo en algunas ocasiones de la dureza de comportamientos que ahora van descubriendo una historia, una libertad que entregaba entre los biberones que amanecían entre mis labios, aquellas noches donde la fiebre estrechaba el contacto de un amor incondicional, un amor que los padres y madres descubrimos cuando un hijo nos regala su historia para vivir junto a nosotros su nacimiento y adolescencia ensenándonos en cada lección de vida.

Es la hora en que miro a mi alrededor y veo descubrir el sentido de los años en que no entendía porqué hacía ciertas cosas, el porqué de los comportamientos que me han hecho llegar hasta aquí, el equilibrio que voy descubriendo llegando a buscar el origen, el cielo que se me abrió hace muchos años, esa nueva experiencia que pude compartir con unos seres maravillosos a los que llamé padres, un hombre y una mujer maravillosos.

Con su amor se fundió una nueva historia entre sus brazos, debajo de cada sonrisa, entre la mirada que confluía en un pequeño rostro moviéndose en aquella cuna desde donde miraba sin ver, escuchaba sin entender, descubría sin buscar el mismo valor que ahora reencuentro en esos silencios desde donde cada noche vuelvo a descubrir esa luna que sigue paseándose entre las mismas estrellas, bueno, no, espera, hay dos estrellas nuevas que acabo de ver brillar con más fuerza....Buenas noches mami, buenas noches papi...

Miguel José Carbajosa Gómez

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

MI DESPERTAR - 20.10.2014

Por Miguel José Carbajosa Gómez - 20 de Octubre, 2014, 16:48, Categoría: Mi Despertar

Las galletas son mi única compañía esta mañana, juntos en la terraza escuchamos el sonido de las flores, el frescor del otoño, la forma en como las hojas abandonan la rama de unos árboles que se van desnudando lentamente, el canto de los pajarillos que de rama en rama picotean el regalo que les da la vida, todo este paisaje que aparece en este nuevo despertar.

Envasadas en el paquete de plástico esperan salir del envase donde fueron guardadas después de haberlas creado, miran como mis manos abren lentamente el paquete dejando en libertad a cada una de ellas apoyándolas en un plato y descansando en este precioso lugar hasta que mi paladar comprueba la calidad y el regalo de su sabor.

Me acompañan en muchas reuniones, sentado en la terraza escuchando la música del viento, debajo de la sombra que me aleja de la realidad que me rodea, menú en muchas ocasiones cuando vienen los niños y cuando encuentro un momento para descubrir la tranquilidad de una lenta conversación con los amigos.

Galletas que rebosan el vaso de leche en las meriendas, galletas que encuentro por los rincones de la despensa decidiéndome a terminar los paquetes que aún quedan a la mitad y esperando de nuevo a saborear el aroma que desde pequeño me hacía recordar a mi familia, esa madre que me acompañaba para aprender a desayunar, para reír en las meriendas o en algunas cenas donde las acompañaba con una pequeña capa de mantequilla.

Disfrutar de los alimentos cuando nos acompañan dentro de la misma habitación, sentado entre los libros que esperan la mirada atenta de un pensamiento que aparece, de unas líneas que desbordan los labios para sentir como pasean por mi boca y terminan de desaparecer por el pequeño montículo que la lengua empuja hacia el interior del estómago.

Miguel José Carbajosa Gómez.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com