MI DESPERTAR
MIGUEL JOSE


Inicio


Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [1] Sindicar categoría
Cuentos [6] Sindicar categoría
Escritos procedentes de otras webs [6] Sindicar categoría
Humor [4] Sindicar categoría
Mi Despertar [2199] Sindicar categoría
Mi Despertar en el recuerdo [28] Sindicar categoría
Mi forma de hacer poesía [13] Sindicar categoría
Pensamientos [30] Sindicar categoría
Reflexiones [15] Sindicar categoría

Archivo
Febrero 2017 [2]
Enero 2017 [7]
Diciembre 2016 [6]
Noviembre 2016 [5]
Octubre 2016 [1]
Septiembre 2016 [5]
Agosto 2016 [8]
Julio 2016 [8]
Junio 2016 [8]
Mayo 2016 [7]
Abril 2016 [2]
Marzo 2016 [4]
Febrero 2016 [10]
Enero 2016 [9]
Diciembre 2015 [7]
Noviembre 2015 [8]
Octubre 2015 [8]
Septiembre 2015 [16]
Agosto 2015 [8]
Julio 2015 [3]
Mayo 2015 [3]
Abril 2015 [11]
Marzo 2015 [15]
Febrero 2015 [16]
Enero 2015 [12]
Diciembre 2014 [12]
Noviembre 2014 [4]
Octubre 2014 [13]
Agosto 2014 [11]
Julio 2014 [11]
Junio 2014 [5]
Abril 2014 [4]
Marzo 2014 [5]
Enero 2014 [8]
Diciembre 2013 [11]
Noviembre 2013 [8]
Octubre 2013 [7]
Septiembre 2013 [3]
Agosto 2013 [9]
Julio 2013 [9]
Junio 2013 [1]
Mayo 2013 [7]
Abril 2013 [6]
Marzo 2013 [2]
Diciembre 2012 [7]
Noviembre 2012 [3]
Septiembre 2012 [8]
Agosto 2012 [9]
Julio 2012 [2]
Junio 2012 [11]
Abril 2012 [7]
Marzo 2012 [3]
Febrero 2012 [1]
Enero 2012 [3]
Noviembre 2011 [6]
Octubre 2011 [4]
Agosto 2011 [6]
Julio 2011 [7]
Junio 2011 [5]
Mayo 2011 [12]
Marzo 2011 [2]
Febrero 2011 [4]
Enero 2011 [19]
Diciembre 2010 [6]
Noviembre 2010 [5]
Octubre 2010 [12]
Septiembre 2010 [12]
Agosto 2010 [6]
Julio 2010 [3]
Junio 2010 [18]
Mayo 2010 [16]
Abril 2010 [17]
Marzo 2010 [14]
Febrero 2010 [10]
Enero 2010 [18]
Diciembre 2009 [12]
Noviembre 2009 [15]
Octubre 2009 [2]
Septiembre 2009 [5]
Agosto 2009 [15]
Julio 2009 [9]
Junio 2009 [18]
Mayo 2009 [13]
Abril 2009 [17]
Marzo 2009 [11]
Febrero 2009 [1]
Enero 2009 [6]
Diciembre 2008 [17]
Noviembre 2008 [10]
Septiembre 2008 [19]
Agosto 2008 [11]
Julio 2008 [5]
Junio 2008 [6]
Mayo 2008 [13]
Abril 2008 [9]
Marzo 2008 [22]
Febrero 2008 [25]
Enero 2008 [24]
Diciembre 2007 [18]
Noviembre 2007 [28]
Octubre 2007 [34]
Septiembre 2007 [39]
Agosto 2007 [11]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


MI DESPERTAR - 16.2.2017

Sueñan los primeros que llegaron a lo que decimos meta, el final de una aventura que puede hacer competir en la fuerza, con constancia inalterable un recorrido trazado inicialmente para que muchos quieran disputar esa etapa que tiene una recompensa a la que cada uno recoge su trofeo, aquellos que llegan primero son reconocidos como parte de una élite en la que pierden todos los demás, siempre recogidos dentro de una memoria que algún día pueda cambiar los esquemas de nuestra memoria.

Es la voz de tal profundidad que cada cuerpo se adentra dentro de sus células, las portavoces del comienzo de la vida, las que tienen el arquitecto que descubre la forma física, una química que aparece sin saber su origen aunque mucha ciencia nos indica que hay recuerdos dentro de cada uno de los primeros diseños, esos arquitectos que llegaron desde las estrellas para completar los cielos en la tierra, los ríos que hacen llegar hasta su desembocadura una esencia que no tiene lugar definido para completarse.

Te pierdes porque no te sientas en mi silla, porque tus pensamientos quieren descubrir los míos, porque quieres aparecer en mis sueños sin llamar a la puerta que los va creando, solo que tienes la palabra que hace encender tus palabras, eso que indica que cada uno podemos llegar a entender y empatizar pero nunca sustituir al original, solo crear una copia que pueda encender el fuego pero no crearlo en la imagen que todos conocen desde su muerte,

Si, digo muerte pues es el origen de la vida, la materia ni se crea ni se destruye solamente se transforma, es por ello que el polvo no desaparece sino que vuelve a iniciar la figura que dejará su huella, su canción en este mundo desde el que la música nos hace descubrir el fondo de nuestras oraciones, las letras que acompañan a todo comentario del que seguimos siendo dueños, de una composición que tuvo lugar unas vidas anteriores y que después de llamar a la puerta conseguimos nuestro billete para llegar de nuevo al mismo escenario.

Vente conmigo para que nuestra imagen pueda completar la foto, la materia que hace seguir una energía que nos alienta, nos alimenta en la intimidad y nos condecora con el premio que ganamos en cada carrera, en cada ilusión que aparece después de que nuestra imaginación vaya poniendo los ladrillos de esta nueva casa, de el hogar en el que vivimos de cerca para sentirnos en la unión de un todo imposible de poder desunir, aunque con tu mirada siento que esto es solo una agonía que mi ego quiera poner al frente de esta batalla.

Luchemos sin armas, sin fuego que pueda destruirnos, dejemos que esa lucha sea hacia la inmensidad de estos cielos que nos crean un universo mayor, una expansión por la galaxia que hace de las estrellas las estaciones de alguno de los trenes que la vida nos hace tomar para seguir en el miedo y la culpa nuestro sendero que nos hace encontrar la luz de la luna, la fuerza del sol y la eternidad de quien nos hizo descubrir la naturaleza, la pasión por seguir adelante después de entender que nada está explicado ni razonado, solamente existe y es.

Miguel José Carbajosa Gómez

Por MIGUEL JOSE - 16 de Febrero, 2017, 10:23, Categoría: Mi Despertar
Enlace Permanente | Comentar | Referencias (0)

MI DESPERTAR - 15.2.2017

Dejé que tus palabras me dañaran, lo hice con la seguridad que en aquel momento sentía por mis venas, una sangre que tenía pensamientos diferentes, células que grababan en su memoria aquellos mensajes que desde la infancia habían circulado a su antojo por todas las memorias en las que se escuchaban las palabras de aquellas aventuras que mis mayores ponían en imágenes, en definiciones de un diccionario que fue cambiando con las crisis, en las mejores etapas en las que la vida nos va confundiendo para llegar de nuevo a casa.

El hogar desde el que poder vivir la aventura de comenzar desde cero, de quemar todo aquello que nos hace devorar la siembre de nuevos campos, de nuevos lodos en los que seguir nadando, de nuevos caminos por los que perder el espacio, por los encuentros con personas que nos hacen un espejo en la intimidad de nuestras pasiones, de los recuerdos que vamos guardando en diferentes cajitas con los  colores que siguen despiertos después de tantos lavados en una lavadora diferente a las que nos encontramos en las cocinas de nuestras casas.

Porque la ropa que nos colocamos encima de la piel son las propiedades que la sociedad nos entrega para comenzar nuestra personalidad, esa careta que aparece diferenciando la escuela en la que seguimos aprendido motivos, escusas y miedos en una esfera completa por las que damos tantas vueltas que si conseguimos reunir todas las historias nos escuchamos diciendo las mismas estrofas con unas palabras diseñadas para la ocasión, monólogos que nos arropan en una verdad que nadie puede escuchar, que nadie puede bailar pues la música sigue encendiendo de nuevo los capítulos por los que seguir esperando.

Sube conmigo la montaña, por esta ladera están las hojas que el otoño ha ido guardando en espera de que el invierno pueda seguir con el proceso de dormir un nuevo amanecer, esa primavera que nos hace despertar del sueño intenso de haber entendido las lecciones que no tienen libros, los cuadernos por los que hemos escrito todo aquello que ahora dejamos a un lado para vernos en lo alto de la niebla, en la huella de la nieve, en la humedad de las lluvias que acarician todos los sentidos fuera de nuestro alcance, fuera de nuestras murallas que un día se construyeron para defendernos de nosotros mismos, de nuestros miedos que nos fueron colocando las piedras necesarias para caer y levantarnos, para correr sin seguir la mirada a nuestros pies desnudos.

Por eso sigo a tu lado, no creas que es la figura la que me atormenta, sino todo el contenido que encuentro en tus hojas, en tus sonidos que dejan el signo en los sueños que colocamos entre nuestras pestañas, en las sábanas que nos recubren como el manto de las olas, como el cielo en el mar, como la montaña en la llanura, como tu cuerpo en el mío, como la noche en el día que acaba de llegar hasta nosotros.

Somos tantos caminando por la arena, por la lluvia que acaricia los ríos repletos de peces, por los caudales que rebosan los contenidos de las riberas, por los cauces que siguen dejando las piedras a los lados construyendo presas en las que seguir disfrutando de sus aguas, de la tranquilidad de unas tormentas que han llegado para quedarse unos días y seguir por la pasión de sus rayos y truenos en los que escuchar la fuerza que nadie nos ha regalado.

Esa fuerza que cada mañana nos hace levantarnos y desayunar el aire por los pulmones, de calentar las tostadas para que nuestra sangre renueve el espíritu que nos hizo llegar hasta el mensaje, hasta el café que recorre la distancia en la que nuestro cuerpo puede escuchar el amanecer, las estrellas retirarse de este cielo que desaparece para que un gran sol pueda pasear lentamente durante los pensamientos que volverán de nuevo a el lugar de donde salieron para dormir las células que siguen despiertas toda la noche y todo el día.

Miguel José Carbajosa Gómez

Por MIGUEL JOSE - 15 de Febrero, 2017, 10:34, Categoría: Mi Despertar
Enlace Permanente | Comentar | Referencias (0)

MI DESPERTAR - 13.2.2017

Espero que mis palabras puedan llegar hasta tus oídos, se que sin la voz puedo conectar de nuevo con tu mente, aunque si te soy sincero lo que realmente intento es conectar de nuevo con tu corazón, con la profundidad que un día dejé marchar y ajustar a una nueva vida en la que comenzaba equivocándome en este aprendizaje imposible de poder remediar, es el camino el que está siempre a mi lado para dejarme perdido en este nuevo horizonte.

Quiero dejarme llevar por lo que está dentro, por los deseos de volver a verte y sentir que eres parte de mí, que todos somos parte de este todo que nos envuelve y nos hace componernos en unos de los cuadros más hermosos que la humanidad pueda nunca repetir, son las emociones las que imperan dentro de mi cuerpo, las palabras que me alejaron, que nos dejaron fuera de aquellos momentos en que no sabía redondear las letras, es lo que ahora puedo comprender que está esperando para salir de nuevo en los miles de abrazos que aún te debo.

Siento que nos está esperando nuevos diálogos, nuevos monólogos para poder describir los años que hemos estado alejados, los sentidos que no hemos encontrado juntos cuando más necesitábamos de los otros, de nosotros, de vosotros, de lo que es y de lo que será, pero dentro del pensamiento las voces pueden distorsionar las canciones de una música que nació con vuestros cuerpos pequeños, de vuestras enseñanzas a lo largo de muchos años en los que podíamos entendernos con la sonrisa, con el silencio y con los besos que llegaban dentro de cada aventura.

Nacemos juntos en un orden establecido, es la química la que comienza por darnos una figura, una forma que nos une en la voz de cada llamada, de cada lágrima que recorre nuestro rostro, de los abrazos que una vez nos llamaron en la oscuridad, pero es nuevo todo lo que sucede después de la gran crisis, de la nueva aventura que todos pudimos encontrar aunque cada uno de los protagonistas lo pintáramos de diferentes colores, de entonaciones que aparecieron en el registro que nos hace encontrarnos en los caminos desde los que ahora mismo seguimos para llegar de nuevo al final de cada principio.

Damos vueltas y vueltas antes de llegar al mismo sitio, necesitamos verdades que se convierten en mentiras para alejarnos del fuego sin saber que la llama está en el interior, en el amor incondicional que tenemos esperando a encontrar la salida, la palabra que nunca pronunciamos y que sigue esperando su turno dentro de la cajita que cada noche volvemos a guardar junto a nuestros recuerdos, esas imágenes que aparecen y desaparecen de nuestra pantalla para encontrar de nuevo la semilla que aparece dentro de cada escenario.

Todos somos necesarios para encender la vela, para que la llama pueda seguir quemando el viento que nos intenta apagar de la gran noche, esa noche en la que nos quedamos despiertos para seguir sin luz los momentos que nos hacen seguir sin ver, andar en unos pasos que se pierden debajo de nuestros pies, en una carrera que no tiene fondo ni tampoco fronteras pues en el desierto la arena se convierte en el oro que reluce para descubrir un tesoro que todos los reinos abren después de comenzar su nuevo reinado.

Miguel José Carbajosa Gómez

Por MIGUEL JOSE - 13 de Febrero, 2017, 9:39, Categoría: Mi Despertar
Enlace Permanente | Comentar | Referencias (0)

MI DESPERTAR - 10.2.2017

Con verte me conformo, me levanto de la silla para escuchar las ventanas de este día abrir las fronteras de aquellos límites que me hicieron tanto daño, dolores que aparecían dentro de un corazón que se abría por todos los lados dejando la sangre correr hasta llegar a tu lado y seguir regando el río del amor que todos los días habían recorrido el mismo tiempo, el mismo lugar y los mismos adjetivos con los que completar este primer párrafo.

Todos necesitamos tiempo para volver, para comenzar a escuchar aquello que sigue dando vueltas dentro, de los mensajes que nos han hecho llegar hasta este lugar en el que seguimos esperando el qué, el cómo, el porqué incluso el maravilloso para qué, pues quiero recordar que siento en estos momentos un diálogo entre dos seres que siguen encontrando en las imágenes dormidas el sueño que nos dejó la gran depresión, eso que fue lo primero que nos dolió sin entender, pero mejor así pues cuando dejamos los razonamientos aparece un nuevo sentido que nos hace volver la mirada hacia el mensajero.

Quiero volverte a ver, escuchar en tu silencio la aventura que has vivido, los cumpleaños que has pasado con tus nuevos amigos, con los consejos que no has recibido por estar dentro de tu propia sangre, por sentir que los regalos que la vida nos entrega pasan de largo y nos hacen entrar en un colapso, en un negar todo aquello que fue precioso, que nos hizo conocernos en los nacimientos de cada época, de cada edad en la que nacía de nuevo los abrazos, los alientos que salían por los corazones que dibujamos de pequeños, que seguimos alimentando de mayores, y que siguen escondiendo la verdad que no podemos reconocer.

Seguramente tus ideas son las principales, como lo pueden ser las mías, aunque todos los días comprendo el engaño de nuestro ego, la forma en cómo aparece el inconsciente para llevarnos a la fábula a escribir en los mismos viajes, para entregarnos la llave que puede abrir un conocimiento diferente, pero es verdad que hay que tener valor para intentar llegar a una profundidad que nos espera, que desde antes de nacer nos hace entrega de lo más lindo que todo ser humano tiene.

Te quiero mucho, pues es lo que siento dentro de este mensaje, dentro de estas palabras que recorren los segundos durante otro de los desayunos que siguen a mi despertar, a la nueva noticia que espera llegar a nuestros oídos para comenzar a escribir un mensaje que seguramente te llegará muy adentro aunque tu actitud sea la que deseas, la que encuentras en este momento para escucharme, y después de todo es la vida la que sigue entre nosotros, entre los momentos en que nuestra mirada encuentra a la otra y la distancia no aparece sino solamente en el silencio del viento que ahora mismo traslada la buena nueva.

Miguel José Carbajosa Gómez

Por MIGUEL JOSE - 10 de Febrero, 2017, 11:58, Categoría: Mi Despertar
Enlace Permanente | Comentar | Referencias (0)

MI DESPERTAR - 8.2.2017

Podemos empezar en este momento, justo cuando la soledad me acompaña en este nuevo día, unas nubes que se pasean mirando el horizonte, un viento que silba por encima de unos montes que encuentran la mirada perdida de un adolescente, un individuo que personificó su vida dentro de un esquema que le define dentro del capítulo de persona, todo en un enjambre que la gran ciudad va creando para conformar la pantalla desde la que alumbrar las nuevas historias.

Me sigues porque no dudas de que mis palabras puedan provocar una crisis, seguramente una deuda que tenías conmigo después de abandonar los pliegues que tus sábanas hacían durante los sueños que pasaron por tu mente, por el cerebro que nos guarda los mensajes pasados por imaginación, por colores y por profundas aventuras en las que protagonizar todo aquello que no nos atrevemos a certificar dentro de los guiones que tenemos dentro de cada memoria.

Salen los pensamientos con diferentes todos, seguramente ponemos más atención pues nuestro cuerpo se está regenerando y todo el potencial está muy preocupado en defendernos de los agentes extraños, la química puede componer todos los elementos que siguen dentro de los órganos para la vida, de ese aliento de vida que inspiramos sin necesitar escucharlo ni tampoco medirlo, así es como pasamos horas entre los minutos que dejamos los ojos cerrados y nuestras manos esperando de nuevo los momentos en que mirarnos en este espejo.

Quieres dejar la taza de tu desayuno en la bandeja que llevaste a la cama, a una habitación que te reconoce cuando el pijama acolcha tu piel, cuando la música puede dormirte dentro de sus acordes, cuando la letra reconoce tus sentimientos y deja que cada una de las palabras pueda encender ese cansancio que durante el día no reconocías, es ahora cuando comienzas de despertar dentro de tus memorias, de los recorridos que has realizado en cada uno de los viajes que pudiste guardar en los correos, en los silencios que tu mirada intercambiaba con el espejo que ahora queda dormido para repetir de nuevo otro día.

Son las luces de la gran ciudad las que te penetran por las ventanas, las que hacen que las estrellas se pierdan dentro de una claridad que no puedes apagar, sabes que dentro de cada bombilla está la forma en como describimos los sueños, los viajes a ninguna parte que nos hacen recordar que nuestros dolores, nuestros miedos pueden arrinconarnos con los extraños que durante el sueño de la mañana pudieron vestirse para la noche en los mismos trajes que ahora intentas dibujar, sin los colores que puedas reconocer el blanco y el negro imperan en los vuelos que consigues recorrer en distancias imposibles de poder recordar, pero siempre intentas escuchar tus sentidos para destacar que habías vuelto de nuevo a mover la ciencia que ignoramos dentro de nosotros.

Miguel José Carbajosa Gómez

Por MIGUEL JOSE - 8 de Febrero, 2017, 22:13, Categoría: Mi Despertar
Enlace Permanente | Comentar | Referencias (0)




<<   Febrero 2017    
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28      

MIS BLOGS
MI DESPERTAR EN FOTOS

Web amigas
WEB ESCRITORES

 

Blog alojado en ZoomBlog.com